El riesgo país sigue en alza y cruzó los 2.400 puntos

El índice que elabora JP Morgan subió casi 7% en dos días. Los bonos en dólares siguen en caída, a la espera de la reestructuración.

04-12-2019 – El riesgo país es el tema excluyente. Sumó 20 unidades y cerró en 2.406 puntos básicos (+0,87%). Aumentó casi 7% en dos días. La causa es una mezcla de la preocupante vulnerabilidad de los bonos de la deuda local que operan como si el default estuviera declarado y la suba de los bonos del Tesoro norteamericano, donde los inversores buscaron refugio ante las declaraciones de Donald Trump sobre que los problemas con China tal vez los arregle después de este período de Gobierno.

Por supuesto, la afirmación subió los bonos norteamericanos y el oro que aumentó 1% y derrumbó a Wall Street y las bolsas del mundo.

Esta suba del bono de Estados Unidos se sumó a la baja de los bonos largos de la Argentina y armó el perfecto combo para que el riesgo país siga en aumento y sin miras de bajar.

La debacle de los bonos llevó al Bonar 20 a perder 1,45%. El Bonar 2024, el que más se utiliza para operaciones de contado con liquidación, tuvo un leve rebote de 0,11% después de haber bajado 6% el día anterior. Pero los títulos de más largo plazo, que son los de más ponderación en la confección del Embi+, el índice de JP Morgan que mide el riesgo país, perdieron hasta 5,39% como fue el caso del Discount en dólares con legislación de Nueva York. Hasta hace un mes era el preferido de los inversores y después de las PASO tuvo un rally de recuperación que lo hizo subir 40% en dos meses. En ese momento, nadie quería venderlos. Pero la luna de miel se acabó y ahora aparecieron vendedores, aunque no de manera exagerada. “El que tiene estos títulos se las aguanta”, señaló un operador.

Este bono que va a ser alcanzado por la restructuración de la deuda a pesar de que tiene una tasa de interés de 8,28%, que con la caída de la paridad se eleva a casi 25%, comienza a pagar capital en 2024. Es un título que tiene un destino marcado. Nació del default durante el Gobierno de Néstor Kirchner y ahora, antes de su vencimiento, será restructurado. Demasiados incidentes para un título. Algo que solo se puede lograr en la economía argentina.

El dólar estuvo en baja en la plaza oficial, en la marginal y en la de dólares alternativos.

En el mercado mayorista los bancos oficiales evitaron un derrumbe. Cuando la divisa cayó a $ 59,91 salieron a comprar USD 60 millones. Los exportadores aparecieron, pero faltó la parte compradora -que debe ser autorizada por el Banco Central- y su cotización bajó notablemente. Sobre el final se recuperaron y cerró 6 centavos abajo en $ 59,92 con escasos negocios por USD 216 millones. Los exportadores están apresurando su liquidación. Poco quedará cuando asuma Alberto Fernández, porque enero febrero y marzo estacionalmente son meses donde las liquidaciones brillan por su ausencia.

En bancos y casas de cambio, el dólar al público perdió 2 centavos y cerró a $ 62,90. El “blue”, en la plaza marginal cayó 25 centavos y cerró a $ 68.

Los dólares alternativos bajaron por la caída de los bonos. Los títulos públicos se usan para triangular pesos y dólares billetes. De esta manera, el llamado dólar fuga, el contado con liquidación, bajó 65 centavos a $ 74,49, mientras que el dólar Bolsa o MEP, cedió 34 centavos a $ 72,20.

Los depósitos en dólares tuvieron una leve baja de USD 4 millones al jueves pasado, última fecha que informó el Banco Central. Pero si se suma lo acumulado en noviembre, la salida suma USD 740 millones. El goteo se siente porque se transmite a las reservas formadas por un porcentaje, llamado encaje, de esos depósitos.

Esta circunstancia hace que, a pesar de las compras diarias en la plaza mayorista, el crecimiento de las reservas sea mínimo. Por caso, desde el endurecimiento del mercado oficial, se compraron USD 2.200 millones, pero las reservas aumentaron en ese lapso poco menos de 500 millones.

De hecho, el martes subieron USD 19 millones a 43.747 millones por la suba de 1% del oro. De no haber sucedido ese acontecimiento, hubieran bajado.

La Bolsa, en tanto, sigue en declive. El S&P Merval perdió 2,06% con un regular monto de negocios de $ 500 millones.

Aluar tuvo su segundo tropiezo consecutivo. Perdió 5,33%. En dos días, bajó casi 18%. Las empresas de energía también tuvieron una mala rueda. Pampa Energía cedió 3,58%; Transportadora Gas del Sur, 3,54% y Transener, 3,09%.

Lo más destacado fue Grupo de Valores que aumentó 3,40%. Junto a BYMA (+0,70%) y Comercial del Plata (+0,58%), fueron las únicas alzas del día.

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street- tuvieron el mismo comportamiento. Las empresas de energía fueron las de peor desempeño. Trasportadora Gas del Sur, cedió 3,97% y Central Puerto, 3,66%.

El mercado sigue desorientado y sobran los pesos. Las tasas que se pagan son absolutamente negativas. Si el dólar no sube, es por la caída de los bonos que hace bajar a los tipos de cambio alternativos. Pero esta situación parece haber llegado a un piso.

Fuente: Luis Beldi – Infobae