El Presidente prometió terminar con la timba y destinar los intereses de las Leliq a los jubilados: nada pasó

El principal instrumento de regulación monetaria del Banco Central crece mes a mes y ya supera el equivalente a USD 42.000 millones, similar a la deuda con el FMI

Por Roberto Cachanosky - Economista

08-01-2022 – Corría la campaña electoral y el entonces candidato a presidente de la Nación, Alberto Fernández, decía que iba a dejar de pagar los intereses de las LELIQs para, con ese ahorro, pagarle el aumento a los jubilados y para darle gratis los remedios. Dijo que esa medida implicaba un costo de $19.200 millones anuales y que podían salir de la inmoralidad de pagar intereses de las Leliq. Textualmente sostuvo “Son diez días de intereses de Leliq a cambio de la tranquilidad, por todo el año, de los jubilados. ¡Por favor! Es una indecencia”.

En ese momento batía el parche de la timba financiera que había armado el macrismo y de la inmoralidad de las Leliq. Dos años después, ¿Qué ocurrió en los hechos?

Como resultado del mayor endeudamiento del BCRA, endeudamiento que en campaña condenaba severamente el actual Presidente, los intereses que se pagaron en 2021 sumaron $1,3 billones de acuerdo a los datos proporcionados en el último informe monetario diario del BCRA.

¿Es mucho o es poco $1,3 billones en intereses de Leliq? Se puede comparar con la emisión monetaria de este año para financiar al Tesoro que sumó $1,7 billones. Es decir que el gasto cuasifiscal es equivalente al 76% del déficit financiero fiscal financiado con emisión monetaria. Esto se asemeja al plan primavera de 1988 con los famosos depósitos indisponibles que terminó en 6 de febrero de 1989 cuando el BCRA no pudo sostener más el tipo de cambio artificial porque se había quedado sin reservas.

Hoy ocurre algo parecido, no solo la deuda del BCRA y los intereses que paga el ente monetario que preside Miguel Pesce por esas colocaciones son enormes e impagables, sino que además todo indica que está rascando el fondo del tarro en materia de reservas porque entre el 15 de noviembre y el 30 de diciembre últimos las reservas en oro bajaron en USD 483 millones aproximadamente.

Estén vendiendo el oro o dándolo como garantía a cambio de dólares líquidos, el BCRA expande la cantidad de moneda, se endeuda, los intereses a pagar se disparan y se va quedando sin reservas. Ya ni siquiera hay dólares para importar automóviles.

En síntesis, el encendido discurso del actual presidente en plena campaña electoral diciendo que era una inmoralidad los intereses que se pagaban por las Leliq y que él iba a remediar ese problema para destinarlo a aumentarle a los jubilados y a darle remedios gratis, no se tradujo ni en remedios gratis, ni en aumentos en términos reales a los jubilados y terminó pagando muchos más intereses que los que se pagaron en 2019 por el stock de Leliq.

Como último dato a tener en cuenta, Alberto Fernández recibió una deuda del BCRA que era equivalente a USD 18.445 millones y al 30 de diciembre último había crecido, al tipo de cambio oficial que informa la entidad a USD 41.337 millones, o sea que aumentó en los primeros dos años de gobierno del Frente de Todos en el equivalente a USD 22.892 millones, y se aproxima al endeudamiento que asumió Mauricio Macri con el Fondo Monetario en 2018, del cual recibió unos USD 45.000 millones.

Finalmente, como frutilla del postre, el BCRA acaba de anunciar un aumento de la tasa de interés, con lo cual es de esperar que esa deuda de Leliq y Pases netos no solo dispare los intereses a pagar, sino que acreciente el apetito de los bancos por colocar sus pesos excedentes en esos instrumentos, agrandando el gasto cuasifiscal.

¿Y los jubilados? Bien, que sigan esperando el aumento y los remedios gratis que les prometió el kirchnerismo.

Fuente: Infobae