El Gobierno crea un fondo para salir de garante ante las Pymes que construyan viviendas sociales

Cada provincia deberá sumarse al fondo con un aporte del Fonavi que reciben del Estado Nacional. En los próximos días se publicará en el Boletín Oficial

30-05-2019 – En un intento por reducir el déficit habitacional, y con el foco estricto en las viviendas sociales, el Gobierno acaba de crear un fondo de garantía que respalde el acceso al crédito de las pequeñas y medianas constructoras.

En rigor, se trata del Fondo de Garantía y Administración para el Financiamiento de la Vivienda Social (Fogaviso), que había anunciado el presidente Mauricio Macri a mediados de mayo y que este miércoles firmó el secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr.

«El secretario acaba de firmar una resolución en la cual creamos un fondo de garantía para el financiamiento de la vivienda social, el Fogaviso, y dentro de los próximos dos días saldrá publicado en el Boletín Oficial», aseguró a iProfesionalMarcelo Busellini, director de Política Habitacional de la secretaría de Vivienda.

La idea de este fondo es que actúe como una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), y que esté integrado con recursos que las provincias reciben del Fonavi, el conocido Fondo Nacional de Vivienda.

«Cada una de las provincias tiene su Fonavi como transferencia directa del Gobierno Nacional y lo que estamos pidiendo a los gobernadores es que integren una partecita de ese Fonavi en este fondo de garantía, para así poder garantizarle más vivienda a los desarrolladores que construyen viviendas en sus provincias», agregó el funcionario.

La provincia que dio el puntapié inicial fue Neuquén, cuando el 22 de abril el gobernador Omar Gutiérrez se reunió en la Casa Rosada con el ministro del Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, y el secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr. En esa ocasión firmó la carta de intención para adherirse al Fogaviso que se creó este miércoles.

Según se indica en el documento firmado, los aportes al Fogaviso pueden provenir del Fonavi, pero también de otras fuentes de las que puedan disponer, que serán colocadas en calidad de fiduciantes. El fiduciario es BICE Fideoicomiso, un rol que antes ocupaba Nación Fideoicomiso.

Road show por las provincias

«Ahora estamos empezando con el roadshow por las provincias para explicarles las bondades de estos fondos y que se adhieran», adelantó Busellini. Según detalló, ya están trabajando con Corrientes, que les manifestó su apoyo, y avanzan en conversaciones con Salta, Provincia de Buenos Aires y Córdoba.

«Son las grandes ciudades donde queremos que se desarrolle la oferta de vivienda», acota.

El Fonavi se distribuye a las provincias a través de transferencias directas que hace el Estado Nacional con recursos de un impuesto que cobra al gasoil. Si bien son fondosque deberían ir a la política de vivienda, en muchos casos terminan siendo utilizado para financiar gastos corrientes.

Una vez que el Fogaviso esté fondeado por las provincias que se adhieran, el funcionamiento de este nuevo fondo es el siguiente: un banco le otorga a un desarrollador un crédito intermedio para construir la vivienda. Este fondo de garantía sirve de respaldo ante el banco de que el desarrollador cumplirá. Y en caso de que no cumpla, el fondo de garantía le paga directamente al banco. «El fondo actúa de garantía, no es financiamiento», aclara Busellini.

A todo esto, el Banco Central hizo su aporte para darle impulso a la iniciativa con una normativa, la Comunicación A 6665 emitida en abril, a través de la cual eliminó uno de los límites para dar garantías, cuando el destino sean «proyectos de infraestructura y de desarrollo habitacional».

Con esta norma del Central se multiplican por 4 las garantías que puede ofrecer un fiduciante respecto del capital del fondo de riesgo. «Por ejemplo, si una provincia integra un peso, en este fondo puede dar garantías por hasta 4 veces el fondo de riesgo», explica Busellini.

Este nuevo fondo, junto a exenciones impositivas para proyectos que financien viviendas de sectores medios y bajos, apuntan no sólo a paliar el déficit habitacional sino también a reactivar al sector de la construcción, muy golpeado desde la crisis cambiaria que se desató en abril del año pasado.

Fuente: iProfesional