El gasto social sigue siendo muy alto en nuestro país

La necesidad de corregir un gasto con mucho impacto político y social, para que la economía del país sea sustentable en el largo plazo

Gustavo Peretti – Contador Público UNC

Es difícil corregir el gasto público cuando el 60% del gasto primario se va en prestaciones sociales y que de ese total casi el 70% sean jubilaciones habla de lo mala que fue la política del gobierno anterior de jubilar a muchísima gente sin los aportes correspondientes. Hablar de que el 40% del gasto del país son jubilaciones habla de que a un sistema jubilatorio se lo debe respaldar con ingresos genuinos; no es estar en contra de lo que ganan los jubilados, sino buscar bases sustentables para financiar el sistema, porque sino el país se queda sin recursos para poder invertir en infraestructura para generar inversiones. Que se gasten $ 90.000 millones mensuales en gastos sociales en este país debe ser un número a revisar, ya que si no se lo hace será complicado bajar la presión fiscal. Son todas cosas muy loables, jubilar a personas que no tienen aportes, otorgar AUH a todos aquellos que lo necesitan, pero para poder hacerlo hay que tener recursos, caso contrario hay que resignar inversión y caer en déficit fiscales permanentes que se financian con emisión o con endeudamiento y lo mismo ocurre con los programas provinciales como son el PPP, el BEG, BAM, todas cosas muy loables pero que significan incremento del gasto pùblico, que se financia o con mayor presión fiscal o con endeudamiento, porque todo lo que se da gratuitamente a un sector no lo paga el estado, sino el resto de los contribuyentes con ingresos actuales (impuestos) o futuros (deuda).