El déficit operativo de la Anses alcanzó el 3,1% del PBI en 2019

El IERAL advirtió que esta diferencia se redujo paulatinamente desde el 2000 al 2010 a pesar de las moratorias implementadas durante esos años, pero a partir de 2011 comenzó a agrandarse, en un proceso que se agudizó desde la llegada de Cambiemos al poder.

Es que al margen de la incorporación de 3,6 millones de personas que no contaban con los años de aporte necesarios para retirarse -lo cual llevó a la duplicación del número de jubilados-, la rebaja en los aportes patronales, la destrucción del empleo formal y el aumento de la precarización, sumado a la devolución del 15% de coparticipación que se detraía a las provincias llevaron al organismo previsional a una situación de fragilidad. De ahí el paquete de emergencia que aprobó el Gobierno para congelar la movilidad y subir impuestos que irán a parar a la Anses.

«Esta situación se pone en evidencia al advertir que el sistema cuenta con sólo 1,4 aportantes por cada beneficio previsional conferidos», evaluó el IERAL. Es la menor proporción desde 1995 y la que se observa desde 2016.

Otro de los intentos del macrismo por hacer frente a este agujero fiscal fue el cambio de la fórmula para ajustar los haberes a fines de 2017, que implicó una poda promedio del 20% en el poder adquisitivo de los jubilados. En ese sentido, el informe puntualiza que de los ocho aumentos trimestrales otorgados desde ese entonces (anteriormente era semestral), sólo en una ocasión le ganó a la inflación de los tres meses previos, en junio de este año.

El instituto proyecta un empate en marzo y una suba real a mitad de 2020 con la fórmula suspendida, siempre y cuando haya un escenario de inflación descendente en torno al 35% anual. Así, las jubilaciones podrían haber finalizado 2020 con una mejora del 6,4%.

«Lo más probable es que se elija una situación en la que la mayoría de los jubilados no pierden contra la inflación durante 2020 o contra lo que hubieran sido el ajuste por la anterior movilidad, mientras que una minoría pierde contra la movilidad anterior e inclusive versus la inflación, pero que en la suma total del gasto previsional, su peso sobre el PBI caiga en 2020», pronosticó el IERAL.

Fuente: BAE Negocios