El Central defendió las súper tasas en pesos y pidió a los bancos un «esfuerzo» para que paguen más a ahorristas

Funcionarios de Guido Sandleris y representantes de las principales entidades se reunieron para analizar la primera semana del nuevo esquema monetario

07-10-2018 – El debut del nuevo plan monetario bajo la gestión de Guido Sandleris en el Banco Central dejó un claro panorama de hacia dónde irá la estrategia: apuntalar las tasas altas (a pesar de que sean incompatibles con una recuperación de la actividad económica) con el fin de estabilizar al dólar y, en consecuencia, ponerle paños fríos a la inflación. Si bien logró dominar el tipo de cambio, tuvo que pagar un alto precio.

Durante la semana pasada, el Central licitó $435.935 millones de Leliq (las Letras de Liquidez que emite para controlar la cantidad de dinero con los bancos) cuando vencían $432.852 millones. De esta manera, no sólo logró captar pesos para renovar esos vencimientos sino que absorbió $3.082 millones de más. Así, «aspiró» más pesos en su cruzada para llevar el crecimiento de la base monetaria a cero.

Pero lo más relevante fue el aumento de la tasa de interés. La Leliq rendía 60% anual al asumir Sandleris, y sobre el cierre de su debut semanal terminó pagando 73,31% anual. Esto quiere decir que hubo un aumento de 13,31 puntos porcentuales en muy pocos días.

Precisamente el viernes hubo una reunión de los funcionarios del Central con varios banqueros para analizar lo que habían dejado estas primeras jornadas e ir adelantando temas de la agenda.

Allí el equipo liderado por Sandleris afirmó que las tasas seguirán altas (léase en estos niveles) por algunas semanas más. «Es la que se necesita en estos momentos para absorber liquidez», explicaron.

El martes 16 de este mes habrá otro vencimiento de Lebac por $255.000 millones. En principio, se mantendrá la idea de no renovar parte importante de ese monto para así seguir «desarmando» esos pasivos tóxicos.

En consecuencia, al liberarse más pesos, el BCRA necesitará tener todas las herramientas a disposición para controlar sus efectos. De ahí que hasta esa fecha está completemante descartado que se afloje con las súper tasas.

Sobre las críticas por una potencial «bola de nieve de Leliq» como algunos economistas empezaron a pronosticar (Carlos Melconian ya las bautizó como «primo hermano del monstruo», en referencia a las Lebac), en el Central destacaron que la «normalización de la economía va a permitir desarmarla más adelante». Indicaron además que no es una preocupación en este momento.

Por el lado de los bancos, no hubo quejas por las licitaciones de Leliq. Pero sí están preocupados por sus ganancias a futuro, ya que con el nuevo esquema se los «obliga» a pagar tasas más altas a los ahorristas. Las entidades han mejorado lo que abonan por los depósitos precisamente porque el Central incrementó la tasa del activo que tienen los bancos, es decir estas Letras de Liquidez.

El BCRA cree que sería positivo que las entidades compitan por los ahorristas -vía intereses de los plazos fijos- a pesar de que las entidades alertaron por los riesgos de liquidez que puede generar esta contienda. «Estaremos atentos, pero es positivo que suceda», respondieron desde el Central.

Otras definiciones que dejó el cónclave del viernes entre el Central y los principales bancos de la Argentina fueron las siguientes:

– La entidad monetaria quiere que los bancos sean más agresivos en la colocación de la liquidez, pero que eso no vaya en contra de la necesidad oficial de absorciones de pesos a futuro.

– El desarme de Lebac va a continuar y por el dinero que se liberará tendrán que generar una suba adicional de encajes, que será integrada con las Leliqs

– El Central avisó que no va a haber alza sorpresiva de encajes y le asignó calendario: hacia fin de este mes van a anunciar incremento de noviembre y lo mismo en diciembre.

-Si bien hubo una reacción inicial de los bancos al incrementar un poco las tasas, en el BCRA creen ha sido demasiado poco y le piden un esfuerzo a las entidades.

Fuente: iProfesional