El BCRA se queda sin dólares: se viene reclamo urgente del FMI y crece el fantasma de una devaluación

16-05-2022 – Un par de funcionarios que compartieron el viaje a Europa con Alberto Fernández lo escucharon decir varias veces que «se vienen dos meses críticos» para la economía. No hablaba de la inflación ni de la actividad o el consumo. Se refería concretamente a que las reservas del Banco Central están registrando un crecimiento marginal.

En el gabinete económico es inocultable la preocupación por los dólares que captura la autoridad monetaria, que está por debajo de las previsiones de los funcionarios. Todo a pesar de la liquidación récord de las cerealeras exportadoras.

En abril, por caso, las exportadoras liquidaron u$s3.639 millones, pero el Banco Central pudo quedarse con tan sólo u$s161 millones. Menos del 5% del total.

La semana pasada terminó con compras por apenas u$s22 millones, cuando lo más lógico sería que las compras diarias se acercaran a los u$s100 millones.

El Fondo Monetario ya puso la mira en esta dinámica perniciosa. La cuestión será la parte central de la primera revisión de las cuentas del organismo, tras el acuerdo firmado hace algunas semanas.

Qué nuevas medidas le exigirá el FMI al BCRA por el dólar

El FMI hará un fuerte reclamo los próximos días, en medio de las revisiones por el cumplimiento de las metas del primer trimestre. Incluso podría reclamar medidas adicionales al Banco Central, con el objetivo de que se pueda cumplir con la meta de acumulación de reservas.

De todas formas, creen funcionarios y consultores económicos, lo más relevante -hoy por hoy- es que el BCRA pueda demostrar de manera urgente que es capaz de revertir la tendencia negativa. Y acumular reservas de divisas durante la temporada alta de la cosecha gruesa.

La pregunta es obvia: ¿qué puede esperarse si el Banco Central no puede comprar dólares ahora, que ayudan las fuertes liquidaciones de los exportadores? ¿Qué va a pasar cuando la época de vacas flacas, a partir del segundo semestre?

En el gabinete económico no dan pistas. Sin embargo, entre economistas con contacto en el organismo internacional ya especulan con los próximos pasos.

Es muy probable, asume un economista que mantuvo contacto con la plana mayor del FMI durante la última cumbre en Washington, que el Fondo reclamará «más transparencia» al BCRA.

Un mecanismo más limpio, que despeje las dudas de quiénes están comprando divisas al precio oficial y le quitan la posibilidad del BCRA de quedarse con los billetes verdes.

Una de las alternativas que se analizaría en la inminente revisión, por parte del Fondo, es que el Gobierno implemente un sistema de subastas diarias para entregar los dólares a quienes pidan en la ventanilla del BCRA.

El dólar se atrasa frente a la inflación

El pedido por las reservas se suma a otro, que los técnicos del FMI ya le hicieron a Miguel Pesce: que el BCRA acelere el ritmo de devaluaciones diarias para ponerlo en línea con la inflación.

Algo que no sucedió hasta ahora: el año pasado, el tipo de cambio oficial perdió contra la inflación: tuvo un alza del 22% contra una suba de precios del 51%.

En lo que va del año, la inflación enero-abril fue del 23,1% pero en ese mismo período, la cotización del dólar subió 12%.

Sin reservas y con un dólar que se sigue atrasando, hay quienes creen que el Fondo podría reclamar pronto que haya un salto discrecional -de una sola vez- del tipo de cambio. Un escenario muy complicado en este momento, cuando la inflación corre a un ritmo interanual cercano al 60%.

Dólar, reservas y los datos que preocupan al FMI

Para los técnicos del Fondo, la Argentina debería cumplir con la meta de las reservas teniendo en cuenta el valor récord de la soja. Y también al hecho de que el crecimiento económico es inferior al del año pasado, con lo cual no debería haber una presión incontrolable sobre las reservas.

El FMI le permitió al Gobierno llegar a un acuerdo sin necesidad de una devaluación a pesar de que la brecha entre el dólar oficial y el dólar alternativo superaba el 70%. Sin embargo, los resultados son peores a los esperados.

Esa brecha sí le pone presión a las debilitadas reservas. Básicamente porque las empresas pugnan por los dólares oficiales (baratos).

Cristina Kirchner, en su discurso desde Chaco, sumó otra cuestión: los pagos que el BCRA les habilita a las empresas para que paguen vencimientos de deuda. Algo que descartan desde la autoridad monetaria ya que se puso en marcha un sistema por el cual sólo se les entregan divisas a las compañías que reestructuraron sus pasivos en dólares.

Por otra parte, hay un hecho concreto: la deuda dolarizada del sector privado, lejos de agrandarse, se viene achicando. ¿Quién tomaría deuda en dólares en un contexto de incertidumbre total, que es lo que viene pasando con la economía argentina?

Los gastos en dólares, bajo la lupa

Otra cuestión que preocupa en extremo se relaciona con que, luego de la pandemia y del dólar blue récord, los gastos en turismo de los argentinos en el extranjero volvieron a subir con fuerza. El informe de Eco Go, en base a registros oficiales, es concluyente: en marzo, el rojo del turismo trepó a los u$s1.370 millones (anterior de u$s517 millones).

Y así como se triplicaron los gastos en turismo, se duplicaron los costos en fletes. Ese costo pasó de u$s518 millones a u$s977 millones mensuales. «Es importante que el crecimiento se dé con crecimiento de reservas y que en 2023 nos encuentre con dos años de crecimiento y un frente externo que nos permita seguir creciendo», remarcó Guzmán dando cuenta de su preocupación.

Martín Guzmán está convencido de que solamente la solidez de las reservas permitirá asegurar la paz del dólar. En un contexto de mayores certezas sobre el dólar, supone que se diluirá -de a poco- también la inercia inflacionaria.

Eso mismo piensa Matías Kulfas, el ministro de Desarrollo Productivo también apuntado por Cristina Kirchner. La primera quincena de mayo no sirvió para despejar temores, sino más bien todo lo contrario.

Las próximas dos semanas serán clave para tomar medidas adicionales, si es que antes no cambia dramáticamente la dinámica y el Central empieza a «embucharse» de dólares.

Fuente:: Claudio Zlotnik – iProfesional