Domingo Cavallo: la economía argentina frente a la crisis del coronavirus

El exministro consideró que la salida del aislamiento será con alta inflación y una brecha enorme entre dólar oficial y paralelo. ¿Qué pasará después?

01-05-2020 – El exministro de Economía, Domingo Cavallo, brindó recientemente un seminario virtual en el cual analizó las características que tomará la crisis económica que atraviesa la Argentina en medio de la pandemia.

El exfuncionario de Carlos Menem y Fernando De la Rúa brindó esta disertación titulada «Los peligros de la estanflación» vía Zoom, en una actividad organizada por la Fundación Libertad, el Club de la Libertad, entre otras organizaciones liberales.

Cavallo considera que la crisis económica se verá agravada en los próximos trimestres por los efectos de la pandemia y que en medio de este contexto complejo hay también una «exagerada discusión basada en ideologías» en lugar de la observación de hechos concretos.

«Todavía no hemos visto todos los efectos económicos y sociales de la paralización virtual de un alto porcentaje de la actividad económica, y no hay muchas cosas que el gobierno pueda hacer para atenuarlos en lo inmediato», analizó, y aseguró que hay otros países que contarán con más herramientas y «espacio fiscal» para paliar estos efectos sociales y recuperarse más rápido.

«El gobierno está haciendo lo que puede hacer en esta materia», concluyó en el video que se puede ver ya en su blog personal.

También consideró que las demoras en la implementación de los programas de asistencia a empresas para mantener la operación y pagar los salarios son «dificultades naturales cuando ocurren episodios inesperados».

Y que «no hay ninguna otra alternativa para otorgar los alivios sociales y ayudar a las empresas a que no quiebren, más que emitir dinero».

Dicho esto, el exministro consideró que si hay espacio para mejorar en la estrategia del Gobierno en lo que refiere a los controles directos de actividades durante el período de aislamiento. Opinó que se debe dejar que aquellos mercados que puedan funcionar lo hagan y con precios libres, tanto para las actividades productivas como para el costado financiero.

«Todo lo que es controles de precios lo único que hace es perjudicar el buen funcionamiento de los sectores en los que hay producción y abastecimiento de respuesta a la demanda de la gente. Pensar que los aumentos de precios que se vayan a producir en los próximos meses por el normal funcionamiento de los mercados se pueden evitar con controles, es realmente una ilusión, una equivocación muy grande», sentenció Cavallo.

«La inflación va a aumentar en el futuro mucho, es inevitable. En lo inmediato no va a haber una inflación muy diferente a la que venía de arrastre y estará limitada a las operaciones que se están produciendo en la economía. Nada que signifique interferir e intervenir en los mercados que aun funcionan puede ayudar», continuó.

Lo mismo vale, según el economista, para el sistema financiero. Considera que hay que permitir que los bancos en la medida de lo posible otorguen préstamos y que funcione a la vez un mercado de capitales en moneda local. Por eso no se puede pretender controlar la tasa de interés y se debe dejar que surja de los mercados. Y si se quiere orientar crédito hacia ciertas empresas o sectores, se debe ofrecer a los bancos alguna garantía de que el Gobierno se hará cargo de la pérdida si el deudor no paga.

«Lo mismo el efecto de la tasa de interés a los ahorristas en pesos tiene que ser libre y tiene que cubrir la expectativa de desvalorización monetaria o inflación que tienen los depositantes, sino todo el mundo va a tratar de cubrirse con dólares», explicó.

«Estamos hace tiempo en una economía bimonetaria y vamos a seguir estándolo en el futuro. Lo que hay que conseguir es que funcione bien como tal», sugirió. Para ello, Cavallo propone un mercado realmente libre para comprar y vende divisas que reemplace al mercado paralelo y al contado con liqui, y que «se aliente a que la gente mantenga sus dólares en el sistema financiero para que por lo menos la parte dolarizada de la economía podría funcionar de manera eficiente».

Para la salida de la pandemia Cavallo prevé que recién ahí se vea un mayor aumento de la inflación, y consideró que en la medida en que el precio del dólar oficial estará muy lejos del valor que la moneda norteamericana muestre en los mercados libres, «va a tener que haber una fuerte devaluación en el mercado comercial».

Después de que eso ocurra es cuando el exministro considera que será importante actuar: «Puede ser el punto de partida de un proceso hiperinflacionario, o puede ser el punto de partida de un buen plan de estabilización económica. La diferencia estará en el conjunto de anuncios que haga el Gobierno respecto de cómo va a quedar organizada la economía hacia el futuro, convence a quienes tienen ahorros en dólares de que es el momento de aplicarlos a la reconstitución del capital de trabajo de las empresas y de eventualmente a la inversión».

En cualquier caso, para esa salida el exministro no ve la posibilidad ni para dolarizar la economía ni para un régimen de convertibilidad como el de los ’90 sino que se mantendría en el corto plazo una economía bimonetaria.

Fuente: iProfesional