Dólar: para Nielsen el Gobierno «reaccionó tarde» y el recorte presupuestario es exiguo

07-05-2018 – El economista y ex secretario de Finanzas durante el gobierno de Néstor Kirchner, Guillermo Nielsen, opinó este lunes que el Gobierno «reaccionó tarde» frente a la suba del dólar y dijo que el recorte presupuestario de u$s 3.200 millones es «muy poco», ya que el gasto debió contraerse en u$s 10.000 millones.

«El Gobierno reaccionó medio tarde, a mi modo de ver, y los anuncios y las cifras fueron insuficientes en relación con la magnitud de la corrida que sufrió Argentina», sostuvo durante una entrevista telefónica con Télam.

Nielsen explicó que la situación «tendrá que pasar o no el test del mercado» y manifestó que «a primera vista, los anuncios dejaron un sabor como que esto no está cerrado».

Opinó que «u$s 3.200 millones es muy poco» y que «debería haber sido un anuncio de por lo menos u$s 10.000 millones de contracción del gasto».

«Entre hoy y mañana vamos a pasar un veranito que es el que nos da la venta de dólares de los bancos, que se van a tener que desprender de entre u$s 1.000 y 1.500 millones, que van a ayudar a moderar la cotización del dólar», explicó.

«Ajuste va a haber que hacer. Uno se adelanta a los ajustes, y los ordena, o llega tarde y los sufre», sentenció.

Añadió que «acá se está gastando mucha más plata de la que ingresa a la Tesorería y esa etapa se terminó, ya no hay endeudamiento disponible».

Consideró como «explosiva» la posible intención del Gobierno de financiarse en el mercado interno, «porque las tasas ya están al 40%».

«Si a esta tasa se le pone la presión de que el Gobierno se lleva los pocos pesos que hay, vamos a una situación realmente de riesgo», advirtió.

En cuanto a la reducción del gasto público, indicó que «el Gobierno va a gastar u$s 10.000 millones menos de lo que tenía previsto simplemente porque no se los prestan», lo que implicaría, según su criterio, una «relajación» del sistema.

«Debería haber tranquilidad» por esto, opinó, y sostuvo que «lo importante es no exacerbar la inestabilidad que tenemos; tenemos que llevar la economía a un sendero más tranquilo y menos volátil».

Sostuvo que la lucha contra la inflación «se está perdiendo» y que «no se combate ratificando metas», sino «controlando la emisión monetaria y otros factores que coadyuvan a aumentar la inflación».

Por último, expresó que «estamos yendo a una inflación del 27%», aunque reconoció que «todavía se pueden introducir correcciones».

Fuente: Ambito Financiero