Deuda. El Gobierno presentó todos los detalles de la oferta a los bonistas

17-04-2020 – Luego de la presentación ayer, cuando se conocieron los lineamientos generales de la oferta de la deuda, el Gobierno develó esta noche detalles de la propuesta a los acreedores con títulos argentinos bajo legislación extranjera.

Entre los más importantes surgen una estructura de bonos amortizables con tasas escalonadas nunca mayores al 5%, quitas de capital que van de entre 12% y 18% para los papeles más cortos según la moneda, un esquema de «opcionalidades» para elegir los nuevos papeles y diluir el poder de los bonistas, y vencimientos hasta 2047.

El Ministerio de Economía enviará en las próximas horas la oferta final a la Comisión de Valores de Estados Unidos (la SEC, por sus siglas en inglés) y luego la publicaría en el Boletín Oficial. Sin embargo, el Palacio de Hacienda mostró antes -luego del cierre del mercado- cuáles serían sus cartas a la hora de lograr «la sustentabilidad de la deuda» en palabras de Martín Guzmán.

Los plazos de los nuevos títulos irán de 2030 a 2047 . La tasa de interés de todos los papeles que se emitirán para canjear por los títulos elegibles no superarán nunca el 5% y sus cupones crecerán de manera escalonada. Todos los bonos serán amortizables (se pagarán en cuotas) con el objetivo de lograr que las necesidades argentinas de financiamiento no superen nunca el 5% anual del producto bruto interno (PBI). Las quitas en el capital llegan al 12% en los bonos en dólares y al 18% a los que están en euros debido «al ajuste de swap de tasas», según indicaron. No habrá quitas de capital para los par ni para los discount en ninguna moneda.

Otro de los datos clave que contiene la propuesta tiene que ver con los agrupamientos (son cinco) y las «opcionalidades» de acuerdo a las votaciones de los acreedores. Se trata de un intento de diluir el poder de bloqueo de los bonistas, según algunos analistas. Por caso, el Grupo Uno de bonos en dólares (donde están los Birad 2021, 2022, y 2023, o sea, los bonos cortos) tendrán la opción, según el esquema oficial, de quedarse en tres tipos de bonos ofrecidos (cortos, mediano, y largo plazo). Si el acreedor es «arrastrado» (votó por la negativa) por las cláusulas colectivas, entonces sólo le quedará una camino a elegir: ir al bono más largo.

Básicamente, se trata de un esquema para tentar a los acreedores a aceptar la propuesta -y bloquear el poder de quienes no lo acepten-, ya que el que bonista «arrastrado» terminaría siempre quedándose con el bono más largo. Por otro parte, se les da prioridad a los bonistas con títulos cortos de alargar la madurez de sus tenencias o de mantener en plazos cortos en diferentes condiciones. Aquellos en el plazo largo accederán al mediano.

En el Grupo Uno de los títulos elegibles en dólares están los Birads 21,22,23; en euros, Birae 22,23 y Biraf 20; en el Grupo Dos en dólares, los Birad 26,27,e28,j28; 36; en euros, Birae 27,28; en el Grupo Tres en dólares, los Birad 46, 48, 2117; en euros, Birae 47; en el Grupo Cuatro los discount (dólares y euros), y en el Grupo Cinco, los Par en ambas denominaciones. El total de la deuda elegible, según el documento conocido hoy, llega a 62.591 millones de dólares.

El Grupo Uno -bono a 2030- entre los títulos ofrecidos en dólares incluirá una quita de 12% en el capital, un período de gracia de tres años, pagará un cupón de 0,5% entre 2023 y 2025; de 1% entre 2026 y 2027; y de 1,75% desde 2028. Los pagos de cupones serán semestrales. El repago se hará en cinco años con cinco sumas anuales iguales desde 2026 hasta 2030.

En tanto, el Grupo Dos -bono a 2036- en dólares tendrá el mismo período de gracia y una quita de 5% en el capital. El pago del cupón va de 0,5% en 2023; a 1,5% en 2024-2025; 2,75%, en 2026-2027 y 3,875% desde 2028. El repago se hará en seis años con cinco sumas anuales iguales desde 2031 hasta 2036. Lo pagos de los cupones serán semestrales.

Para el Grupo Tres -bono a 2047- en dólares tendrá un período de gracia de tres años y una quita de 5%. El cupón pagará una tasa de 0,5% 2023; 1,75% en 2024-2025; 3,75% en 2026-2027; 4,75% desde 2028. Los pagos de cupones, según estimó la propuesta presentada hoy, serán cada seis meses y el repago de capital será en 20 sumas anuales desde 2028 a 2047.

El Grupo Cuatro -bono a 2039- en dólares ofrecerá el mismo tiempo de período de gracia sin quita nominal en el stock de capital. El cupón será creciente, de 0,6% (2023), 1,75% (2024-2025), 4% (2026-2027) hasta 4,5% (2028 en adelante). Tendrá pago semestral de interés y once cuotas de capital entre 2029 y 2039. El Grupo Cinco -bono 2043- en dólares también tendrá tres años de gracia (sin quita) y un cupón de 0,6% (2023), 3% (2024-2025), 3,625% (2026- primer semestre de 2029), 4,875% (desde el segundo semestre de 2029). Se pagará semestralmente. El capital se pagará en catorce cuotas anuales desde 2030 a 2043.

El esquema elegido por Guzmán replica, con otras condiciones, los cinco grupos (y opciones de bonos) para los bonistas con títulos en euros, que tienen una quita mayor de capital (llega hasta el 18%) en el corto plazo con el objetivo de ajustar las diferencias de tasas entre monedas.

Por otro lado, fuentes oficiales aclararon que, pese a que en algunos casos la propuesta muestra un período de devengamiento de interés en 2022, el primer pago que hará la Argentina -si efectivamente los acreedores aceptan el canje- se cobrará en 2023.

Ayer, con la presencia del presidente Alberto Fernández; la vicepresidenta, Cristina Kirchner; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y varios gobernadores, Guzmán dio finalmente los primeros trazos de lo que será la reestructuración de la deuda argentina.

Contó que la oferta implica una reducción en la carga de intereses de 62% (US$37.900 millones), un alivio en el stock de capital (5,4% o sea, US$3600 millones) y un período de gracia por tres años, hasta 2023. Eso significa que el Gobierno no pagaría hasta 2023. Ese año, el país empezaría a abonar un cupón promedio -una tasa de interés- de 0,5%. Las mismas irían creciendo a niveles «sostenibles». El cupón promedio rondaría finalmente el 2,33%.

El decreto 250/20 había establecido que la deuda privada bajo legislación extranjera a reestructurar sería de US$68.842.528.826. Este año quedan vencimientos de esos papeles por unos US$3300 millones. El miércoles pasado, Guzmán presentó el primer paso formal para lanzar su oferta a los bonistas. Pidió a la Comisión la SEC una autorización para emitir deuda por US$50.500 millones. Fueron US$20.000 millones más que la establecida en marzo.

Guzmán prometió que buscaría «un tratamiento equitativo para la deuda pública en dólares bajo la ley argentina y bajo las leyes extranjeras». El 6 de abril pasado decidió unilateralmente la postergación del pago de los bonos en dólares emitidos bajo legislación local hasta el año próximo. Se trata de US$10.000 millones a pagar este año. El 22 de abril vencerán bonos globales bajo legislación extranjera. Se prevé que el Gobierno ya no pague esos cupones.

Fuente: Francisco Jueguen – La Nación