Después de 16 años, ayer Argentina dejó de estar en emergencia económica

El Gobierno no renovó la vigencia de la ley que delegaba facultades al Ejecutivo. Se trata de una fuerte señal de normalización institucional. La ley rigió desde enero de 2002.

El Gobierno de Mauricio Macri no renovó la vigencia de la ley que otorgaba al Ejecutivo facultades propias del Poder Legislativo y la Argentina salió ayer del estado de emergencia económica tras 16 años de excepcionalidad institucional.

El origen de la Ley de Emergencia Económica se remonta al año 2001, que terminó con la caída del gobierno del entonces presidente Fernando de la Rúa y con una crisis económica y social sin precedentes.

Por entonces, la pobreza había aumentado del 35,4 al 49,7 por ciento de la población y la indigencia había pasado del 12,2 por ciento en 2001 al 22,7 por ciento en 2002. El desempleo, según el Indec, había saltado al 40,2 por ciento.

Esta ley de “emergencia” delegaba en el Presidente y sus ministros una serie de facultades extraordinarias, como la que le permitía establecer el sistema que fija el tipo de cambio entre el peso y las divisas extranjeras, como el dólar.

Además, el Ejecutivo tenía la posibilidad de establecer retenciones a la exportación de hidrocarburos, fijar tarifas y renegociar los contratos de servicios públicos en manos de empresas privadas y regular los precios de la canasta básica. Casi todas esas facultades son propias del Poder Legislativo.

En septiembre pasado, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, había anunciado la decisión del Gobierno de no prorrogar la vigencia de la norma.

En ese momento, el funcionario aseguró que si se continuaba en ese régimen de emergencia económica no se podría realizar la renegociación de todos los contratos pendientes entre el Estado y el sector privado en materia de servicios públicos y empresas concesionadas.

“Este año, la Ley de Emergencia Económica del 6 de enero del 2002 llega a su fin. Debemos recuperar los marcos regulatorios y no volver a incumplirlos”, aseguró Aranguren.

Esta norma era originalmente “por dos años”, pero siempre al momento de su vencimiento el Congreso –a pedido del Poder Ejecutivo– la extendía por otros dos años. La última prórroga había sido en los últimos meses de 2015, al cierre del gobierno de Cristina Kirchner.

La vigencia de la ley ataba al Congreso a la discrecionalidad presidencial mucho más allá de lo permitido por la Constitución Nacional para la delegación legislativa.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, también había explicado tiempo atrás que la “la Ley de Emergencia Económica empieza a tener cada vez menos sentido, con una economía que crecerá dos años de manera consecutiva”.

Pese a tratarse de un cambio económico e institucional de alto impacto para el país, ayer no hubo anuncio alguno por parte del Gobierno nacional y tampoco declaraciones de ministros ni funcionarios.

Una ley “por dos años” que se renovó 8 veces

La Ley de Emergencia Económica fue sancionada en enero de 2002, en los comienzos del gobierno de Eduardo Duhalde, en el marco de medidas para paliar la crisis por el fin de la Convertibilidad y la salida anticipada de Fernando de la Rúa. La norma se sancionó también en medio del “corralito” bancario y con un estallido que dejó al menos 35 muertos en diciembre de 2001.

Fuente: La Voz del Interior