De Pablo: «Tenemos dos problemas: el coronavirus y el Gobierno»

De Pablo pidió al Gobierno que "no asuste, no espante"

30-07-2020 – CORDOBA.- «Nadie le cree nada. Es para agarrarse la cabeza». Así definió el economista Juan Carlos de Pablo lo que, a su criterio, pasa con las presentaciones y anuncios del presidente Alberto Fernández, a la vez que advirtió que «la palabra es importante en la construcción de la confianza». Contó como, con la reforma judicial, se mostró el ir y venir en los dichos de Fernández. El economista subrayó que ser creíble en la Argentina es más complejo que en otros países: «A otros Estados le dan el beneficio de la duda». Cerró su charla con un: «Fuerza, ya falta menos. Tenemos sólo dos problemas: el coronavirus y el Gobierno».

Contó que deja de escuchar cuando se habla de «pospandemia» porque ni siquiera se sabe «dónde estamos ahora» y el «post depende del durante», pero aun así planteó que hay una lógica de emergencia y otra de largo plazo. Esas dos puntas las graficó con que se emite moneda porque «no queda otra para financiarnos, pero no creamos que somos Gardel porque todavía no se trasladó a precios».

«Al Gobierno sólo le pido que se deje de joder -subrayó-. No asusten. No espanten. No tienen idea del impacto que puede tener sobre la inversión y el consumo una frase que dicen como al pasar». Cuando le preguntaron qué le recomendaría al Presidente, se limitó a decir que «necesita alguien de extrema confianza, a quien escuche y con quien converse a solas. Me da la impresión que no lo tiene, que deje de armar comités.Ser Presidente es muy complejo y tiene que tener a alguien que entre a su despacho y no le pida nada».

De Pablo -quien expuso en una teleconferencia organizada por el Banco Galicia– ratificó que el aumento de la cantidad de dinero no tiene impacto «por ahora» en los precios. «En el corto plazo hay cierta desvinculación, pero no descubrieron la pólvora», ejemplificó. Señaló que hay el «doble» de pesos que lo que debería haber: «Que hay que absorberlos es obvio, el punto es con qué instrumentos. Como no los hay, será por precios. Veo inevitable el shock de precios, pero pasar a una hiperinflación depende de la credibilidad que logre el Gobierno«.

Respecto de cuáles serían los motores para reactivar la economía, confió en que será «el ser humano. Nada más y nada menos». Se definió más cercano a los optimistas que a los pesimistas: «Un empresario tiene que estar preparado por si hay reactivación, no vaya a ser que haya y gane la competencia«.

Sobre el dólar, directamente sostuvo que el Gobierno trabaja con el «criterio del almacenero, contando los dólares», y así «una semana hay liberalización, la otra, restricción. Esa no es política cambiaria, es un enfoque administrado». Indicó que no puede haberla porque depende de la política económica, que es la que «no hay». Con todo, aclaró que no espera «un salto» en el precio del dólar oficial ni una aceleración en su depreciación».

El economista ironizó sobre la idea de algunos funcionarios «de lavarnos la cabeza para que pensemos en pesos», apuntó que en la Argentina se piensa en dólares por «racionalidad» y por experiencia, porque la tasa de interés real es «sistemáticamente» más baja que la inflación. «Bastantes problemas tenemos con los problemas, no creemos más», resumió.

De Pablo también abordó las presiones para que Edesur deje de ser privada y recordó que en 1989 el mayor problema eran los cortes de luz: «Le pisan las tarifas, tienen que pagar al personal, invertir y sonreír.No jodamos. Estas historias terminan con los argentinos pagando durante años una carga por una empresa que pasa al Estado».

Fuente: Gabriela Origlia – La Nación