Cuáles fueron las causas políticas de lo que sucedió este martes. Tiene miedo el Kirchnerismo de que la elección de octubre se transforme en un gran ballotage

28-08-2019 – Este martes los mercados estallaron por el aire, el riesgo país llegó a los 2000 puntos básicos y el Banco Central debió vender más de 300 millones de dólares para sostener el valor del dolar, sobre todo por el resultado de la reunión de técnicos del Frente de Todos con funcionarios del FMI y del comunicado emitido posteriormente por este sector político luego de la misma.

Pero aquí hay que buscar las causas, de esa reacción, y hay que ver que son cuestiones políticas y no económicas y en esto tiene mucho que ver la imagen que dejaron las movilizaciones del sábado pasado dentro del Kirchnerismo y el miedo del sector de que las elecciones de Octubre se transformen en una verdadera segunda vuelta y que cobre un factor fundamental el voto útil.

En este sentido, hay que analizar el resultado de las elecciones PASO, que detallamos a continuación: Frente de Todos 47%, Juntos por el Cambio 32%, Consenso Federal 8,5%, Frente de Izquierda de los Trabajadores 2,8%, NOS 2,6%, Frente Despertar 2,2%, Blancos y Nulos 4%, otros 1%.

Si la primera vuelta se tornara en un verdadero ballotage, y suponiendo que las dos fuerzas principales mantuvieran su caudal de votos, se debe analizar la naturaleza de los votos del sector de derecha, jugando un papel preponderante el voto útil, y hay que hacer las cuentas, pensando que prácticamente el 100% de los votos de Espert y de Gomez Centurión irían a Juntos por el Cambio y que el voto Lavagnista, más independiente por naturaleza ideológica, desde el punto de vista político y económico, también es un voto más cercano a dicho sector, que tomaron ese destino como voto castigo al gobierno, a lo que hay que sumar además el comportamiento del voto en blanco y nulo que en total fueron un 4% en Agosto, que evidentemente no votaron al gobierno, pero que de ninguna manera vieron a la fórmula Fernández-Fernández como opción, circunstancia que podría ser distinta en situación de ballotage. Asimismo otro aspecto a tomar en cuenta son los 700.000 votos de personas radicadas en el exterior que no votaron en las PASO y en donde también la mayoría de los votantes (sobre todo los radicados en Europa y EE.UU) respondería desde el punto de vista ideológico a Juntos por el Cambio y un gran porcentaje de personas que no fueron a votar (en su mayoría de la tercera edad) en donde también por voto útil habría una inclinación en ese sentido.

La izquierda que acumula un 2,8% de los votos, históricamente se mantuvo en su voto, para sostener espacios de poder, no votando hacia uno ni otro sentido, ya que es un voto de un sector definido y no de sectores independientes como los que tienen el resto de los sectores de votos minoritarios.

En definitiva, así como las PASO se transformaron en una gran primera vuelta, a mi juicio, la primera vuelta se transformaría en una gran segunda vuelta, donde el voto de los sectores de derecha jugarían en favor de Juntos por el Cambio por efecto del voto útil, a los cuales se sumarían la mayoría de los votos de los electores que no concurrieron a las urnas en Agosto, no teniendo el Kirchnerismo sectores de donde acumular mayor caudal de votos, más allá de alguna porción menor del Lavagnismo.

Si la cantidad de votantes sube, el porcentaje de votos obtenidos en Agosto cae, elevando las posibilidades de quien se ubica segundo, y aquí juega un papel fundamental como se distribuye este electorado y cuál sería el destino de los votos de los sectores que no tienen chances de ganar la elección en el tramo presidencial.

Estas circunstancias derivadas de las movilizaciones en todo el país del fin de semana pasado, son los disparadores de la reacción política del Kirchnerismo en el comienzo de esta semana, buscando el caos económico para tratar de desactivar esta opción.