Córdoba quiere un monotributo y centralizar el cobro del impuesto Automotor

Apunta a simplificar la gestión de percepción con los municipios que adhieran y en conjunto con AFIP. En el caso de Ingresos Brutos, el titular de Finanzas insistió en que la prioridad es eliminar las alícuotas diferenciales a contribuyentes foráneos pero ello sólo ocurrirá si hay una contraprestación de la Nación que neutralice el costo fiscal

El ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, confirmó que -para 2018- la Provincia apuntará a implementar un esquema de monotributo en conjunto con la Nación para contribuyentes de Ingresos Brutos que hoy tributen por monto fijo y en el que también buscarán sumar a los municipios.
Al mismo tiempo, anticipó la posibilidad de avanzar en un esquema unificado de cobro del impuesto Automotor, en este caso sólo con los municipios para simplificar el esquema de gestión fiscal y también el trámite para los contribuyentes de ese gravamen.
En tanto, respecto a las prioridades de modificación para el año próximo, el funcionario puso al tope la eliminación de las alícuotas agravadas para contribuyentes de Ingresos Brutos de extraña jurisdicción.
Con todo, insistió en que esa posibilidad -cuyo costo fiscal ronda dos mil millones de pesos anuales- en principio sólo se dará si la Nación mejora los envíos por otra vía que compense la pérdida que generaría ese cambio.
Giordano expuso ayer su postura respecto a la política tributaria presente y futura en el marco del evento organizado por el Departamento de Política Tributaria de la Unión Industrial de Córdoba (UIC) bajo el lema “Finalmente, ¿tendremos la reforma tributaria que necesitamos?”, que se desarrolló en el salón de la Bolsa de Comercio de Córdoba.
El funcionario volvió a ratificar en buena medida la postura del Gobierno de Córdoba respecto a la política impositiva en general.

En cualquier caso, insistió en supeditar cualquier modificación de fondo en materia tributaria provincial a los cambios que se produzcan en el proyecto de reforma fiscal que la Nación prometió enviar al Congreso tras las elecciones del próximo día 22 .
El margen para aplicar modificaciones importantes es acotado en función de la dependencia que existe hoy respecto al aporte de Ingresos Brutos en la recaudación propia.
Con todo, remarcó que si alguna modificación se aplicara en primera instancia sería la de eliminar las alícuotas agravadas a contribuyentes foráneos. Esas verdaderas “aduanas internas” -tal como las definió el propio gobernador Juan Schiaretti- generan una fuerte distorsión entre provincias y un sobrecosto que luego se traduce en precios finales elevados y poco competitivos entre los foráneos y los locales.
De hecho, hay cientos de presentaciones judiciales, algunas de las cuales ya tuvieron fallos positivos, contrarias a la política que aplica la Provincia.
“La idea es reducir la participación relativa de Ingresos Brutos en la recaudación provincial y mejorar la de los impuestos patrimoniales”, insistió Giordano. De cualquier forma, dijo que esa situación no se dará con una fuerte alza del Inmobiliario y del Automotor, que en todo caso sí se revaluarán en línea con la inflación.
En cuanto al denominado monotributo federal, informado por este medio el 5 de julio pasado, la idea es avanzar en un esquema junto con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) e incluso con los municipios.

La intención de las partes, particularmente de la Provincia, es que desde 2018 quienes se encuentren encuadrados bajo el Régimen Simplificado de Pequeños Contribuyentes de AFIP también paguen montos fijos de Ingresos Brutos en Rentas.
Actualmente, buena parte de los monotributistas radicados en Córdoba, al menos los de categorías más altas, paga en Rentas el impuesto a Ingresos Brutos por alícuota y debe realizar una declaración jurada (DJ) mensual. “La idea es hacer más fácil la vida al contribuyente, simplificando gestiones”, resumió Giordano en aquella ocasión.
Ayer, ratificó esa decisión y dijo que está avanzada aunque no certificó que vaya a aplicarse desde enero mismo.
Actualmente, de los 300 mil contribuyentes de IIBB que hay en la Provincia, unos 80 mil tributan montos fijos.
Se trata de sujetos que tienen una facturación en torno a 200 mil pesos anuales (en rigor, los topes cambian según la actividad) y que pagan una suma fija por mes.
Quienes exceden esa facturación, tributan por alícuota y deben realizar declaraciones juradas mensuales.
En tanto, tras los últimos cambios en el monotributo, los ingresos brutos anuales para encuadrar en cada categoría subieron respecto a los anteriores.
La intención de la Provincia es que así como hay 11 categorías en el monotributo y a cada una le corresponde un impuesto integrado diferente, en Córdoba rija un mecanismo similar para el caso de Ingresos Brutos. De esta forma, pasarían a tributar monto fijo de IIBB un número muy superior al actual, conforme la facturación anual de cada categoría, en línea con AFIP.
El pago se realizaría en una única ventanilla y luego AFIP distribuiría el monto recaudado correspondiente a Rentas de los contribuyentes cordobeses. En la misma línea, buscando simplificar gestiones y también el trámite de los contribuyentes, Giordano dijo que se apuntará a unificar el pago del impuesto Automotor que hoy cobra la Provincia y también los municipios como tasa.
“Para el contribuyente sería más simple y pagaría lo mismo”, consideró y dijo que la Provincia enviaría a cada municipio el monto correspondiente, siempre en el caso de aquellos que acordaran avalar ese trámite.
Según pudo conocer este medio, en el caso de la ciudad de Córdoba, el distrito más importante, hay algún avance respecto a aplicar el monotributo federal, no así la unificación del Automotor.

Fuente: Comercio y Justicia