Comercios: a la baja en las ventas se suma el retraso en la acreditación de las tarjetas

La cámara argentina se queja de que los pagos por operaciones realizadas con plásticos se demoran hasta 28 días. La situación se suma a la falta de rentabilidad por suba en los costos y caída en la comercialización

23-10-2018 – La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) criticó ayer la demora en la acreditación de los pagos por parte de las tarjetas de crédito, que llegan a 28 días corridos, lo que -según indicó-, le genera al sector comercial mayores costos financieros que se suman así a la caída en la rentabilidad producto de la suba en los costos producto de la inflación y el aumento en las tarifas y la caída en las ventas. La entidad advirtió de este modo de que la situación se agrava y se torna “insostenible” por la coyuntura económica en la que las tasas de interés resultan “impagables”.
“Argentina es el único país de la región donde el plazo de acreditación es de 18 días hábiles, situación que al comercio le representa tanto un esfuerzo como un costo de financiamiento por un plazo que termina convirtiéndose en hasta 28 días corridos”, aseguró la entidad nacional mediante un comunicado de prensa.

La CAC aseguró que ese plazo “comparativamente es hasta 14 veces mayor que el de otros países de la región, generando un claro perjuicio al comercio, al disponer los bancos de una transferencia de fondos del sector”.
“En un mercado de libre competencia, el comercio debe recibir la liquidación de sus ventas con tarjetas de crédito y/o débito dentro de las 24 horas de realizada la transacción y sin costo financiero alguno”, demandó.
Esta situación se suma a la ya descripta en varias oportunidades por las entidades comerciales y de servicios locales tales como la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom) y la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC), que describen como “crítica para el sector debido a un contexto económico que sigue estando signado por la fuerte suba de costos que impacta sobre los márgenes de rentabilidad”.
Así lo reflejó Ezequiel Cerezo, vicepresidente de Fedecom, al divulgar el resultado de las ventas por el Día de la Madre en la provincia.

Familias endeudadas

Según el relevamiento realizado por Fedecom en toda la provincia, 86% de las ventas para agasajar a mamá se realizó con tarjeta de crédito y sólo 14% con efectivo o tarjetas de débito.
“Éste es otro indicador de la situación que enfrentan las familias. La mayoría de ellas se endeudó para comprar un regalo para mamá”, destacó Cerezo al recordar que la baja en las ventas se debe también a la caída en el poder adquisitivo de los asalariados.
Sin restarle importancia a este último dato, es preciso relacionar el porcentaje de participación del crédito en las compras por el Día de la Madre con la situación sobre la que alerta la CAC de retraso en las acreditaciones de pago por las tarjetas de crédito, lo que deja en evidencia que el sector comercial, además de verse afectado por las subas ya descriptas, debe hacer frente a sus costos operativos con dinero que no procedería de la “ágil” acreditación de las tarjetas. O al menos, no de las correspondientes al mes en curso sino de aquellas que responden a las ventas del mes anterior.

Menos ventas

Además de ello, las entidades comerciales locales reflejaron ayer una nueva caída en las ventas minoristas.
Según Fedecom, la baja en la provincia sería de 7,3% respecto a la misma celebración del año anterior, mientras que para la CCC la contracción fue más fuerte y llegó a 12,8% interanual, en ambos casos medidas en volúmenes.
“De este modo, la fuerte incertidumbre reinante debido al contexto económico y la proyección futura sostienen la fuerte desaceleración en el consumo que se viene observando desde hace varios meses tanto en la ciudad capital como en el interior”, se indicó.

Por rubros

De acuerdo con los relevamientos, todos los rubros registraron variaciones interanuales negativas. Las mayores se registraron en: Joyería y relojería (-12,7%); Blanco y mantelería (-11,2%); Artículos de informática, celulares y electrónicos (-9%); Bazares y regalerías (-8,3%) y Artículos para el hogar y uso personal (-7,6%).
Acompañaron con la tendencia negativa, los restantes rubros: Indumentaria y Lencería (-7,2%); Bijouterie y Fantasía (-7,2%); Calzado y Marroquinería (-6,9%); Artículos deportivos y de recreación (-6,9%), Servicios de estética, belleza y relajación (-6%); Perfumería y cosmética (-5,7%); Gastronomía y restaurantes (-5,4%); Flores y plantas (-5,2%); Librería (-5,1%).
En tanto, el ticket promedio en los comercios relevados en el interior fue de 685 pesos. En tanto que en la ciudad capital, el ticket promedio fue de 1.090 pesos.

Fuente: Cecilia Pozzobon – Comercio y Justicia