Comercio será el primer gremio en aplicar suspensiones «exprés» con reducción salarial del 25%

El sector replicará el acuerdo firmado por la UIA y la CGT. Siguen las negociaciones en los concesionarios y las autopartistas con Smata.

29-04-2020 – El sindicato de comercio se aprestaba este martes a firmar un acuerdo de suspensiones con una reducción salarial del 25%. El compromiso alcanzado en las últimas horas contempla el pago del 75% del salario neto de los trabajadores sin tareas por abril y mayo, bajo la condición de mantener el empleo en ese período. Así, de concretarse el entendimiento, Comercio será el primer sector en aplicar el esquema de licenciamientos «express» acordado ayer entre la UIA y la CGT, con el aval del Gobierno. Y también podrían sumarse los concesionarios.

Las cámaras CAC, CAME y UDECA retomaron las negociaciones con su contraparte inmediatamente después de la reunión tripartita. Allí, se fijó un piso virtual del 25% en las rebajas salariales por suspensiones y se aconsejó la homologación automática de los acuerdos enmarcados dentro de esa pauta.

Ahora, los empresarios y el gremio liderado por Armando Cavalieri aguardan la publicación de la correspondiente normativa para suscribir el convenio en una actividad con 1,2 millones de empleados registrados. «En principio, hoy estamos fimando algo similar (al acuerdo UIA-CGT) con el sindicato de Cavalieri», confirmó a iProfesional el secretario de la CAC, Natalio Mario Grinman.

Desde el gremio, en tanto, todavía había dudas sobre algunos puntos de la redacción. «No se si se llega hoy a la tarde», señalaron cerca de Cavalieri. La idea del sindicalista es que los privados paguen en principio un 25% del salario de suspensión y el Estado el 50% en los casos que la firma reciba el salario complementario de entre $16.875 y $33.750. Así, de un sueldo neto de $40.000, la empresa pagará $10.000 y el sector publico $20.000.

La propuesta dista del plan presentado en los últimos días por la CAME para que el Estado se haga cargo del 100% de la remuneración. «En caso de que la empresa quiera llegar a un acuerdo por un porcentaje menor (al 75%) ahí se verá y se tendrá que homologar», advirtieron en el entorno del líder mercantil.

El Gobierno busca de ese modo evitar la quiebra de empresas y llevar calma al sector privado, en donde las conversaciones entre gremios y empresas habían quedado paralizadas. Eso es lo que ocurrió en el rubro mercantil, la industria metalúrgica y el sector automotor, tras el lanzamiento de la asistencia estatal a los rubros en crisis.

La CGT se sumó en los últimos días con el pedido del pago del 100% de las remuneraciones frente a la intención de las cámaras de firmar rebajas del 50%, un porcentaje que se aplicó igualmente en el sector aeronáutico, petroleros y la industria textil. En este último caso, el Estado financiará la totalidad de los salarios reducidos, aunque todavía debe ser homologado por el Ministerio de Trabajo.

En ese marco, la UIA pidió un decreto que funcione como «paraguas» de los licenciamientos, tal como anticipó iProfesional, y un techo salarial del 70% para las suspensiones. La reunión tripartita de ayer acordó el pago de un 75% del sueldo al personal sin tareas y un esquema con respaldo oficial. Así, las empresas alineadas a los parámetros oficiales se ahorrarán el trámite de homologación y solo tendrán que notificar la nómina afectada a las autoridades de Trabajo.

«Solamente en esas condiciones o cuando se establezca un porcentual mayor, la autoridad de aplicación homologará en forma automática los acuerdos que se presenten, dando por cumplimentados los requisitos establecidos en el art. 223 bis de la LCT», indica el documento. El artículo 223 Bis es el que autoriza las suspensiones y reducciones salariales con aval sindical.

En el caso de los concesionarios, mientras tanto, hay todavía un trecho por recorrer. «Estamos analizándolo, todavía no tenemos una decisión tomada y vamos a ir bajo nuestras ideas, o sea que por el momento no hay un acuerdo», reconocieron fuentes del sector empresario.

La discusión quedó totalmente paralizada la semana pasada cuando el titular del gremio metalmecánico Smata, Ricardo Pignanelli, dejó de responder los llamados. Fue luego de la oferta hecha por la cámara de la actividad, Acara, de pagar un monto no remunerativo de entre el 50 y el 60% del salario y suspender los aportes al sindicato. Una propuesta que fue leída como una provocación en el gremio tras pedir un piso del 70% y una suba salarial ajustada por la inflación del primer trimestre.

Las negociaciones son complejas porque además hay diferencias dentro del frente empresario entre las filiales del interior y las de Buenos Aires, en donde aseguran que la competencia es mayor y se muestran más duros.

Por lo pronto, Pignanelli ya llegó a un acuerdo con la mayoría de los fabricantes de vehículos renovó con Smata los licenciamientos del personal con el pago del 70% del salario neto en promedio. Ese es el caso de Ford, Volkswagen, Mercedes Benz, Toyota y Honda. La excepción fue Renault al acordar un salario del 60%.

El sector autopartista, por otra parte, también debe concluir las tratativas. Si bien la cámara AFAC se había acercado a garantizar un 65% del neto, no había acuerdo sobre la actualización trimestral y el formato de suspensiones en los próximos meses.

Fuente: Juan Manuel Barca – iProfesional