Cinco meses de vorágine financiera: un antes y después para la economía tras volver al FMI

Cómo les fue al dólar, riesgo país, perspectivas de inflación, crecimiento y las promesas de ajuste fiscal desde el anuncio de volver al Fondo en mayo.

26-09-2018 – El martes 8 de mayo Mauricio Macri anunció que la Argentina volvía al Fondo Monetario. Un mes después, el 7 de junio, Nicolás Dujovne y el entonces presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, presentaron un acuerdo stand by por tres años y un monto total de US$ 50.000 millones. Luego llegó el 29 de agosto, jornada en la que Macri solicitó un refuerzo al paquete del organismo. Hoy, Dujovne y Lagarde develaron los detalles del nuevo programa.

Cinco meses en los que las variables más importantes de la economía argentina se deterioraron por motivos locales (sequía, causa cuadernos K, la intervención del Banco Central, principalmente) y externos (suba de la tasa de interés de EE.UU., Turquía y Brasil). Por eso mismo, argumenta el oficialismo, Argentina recurrió a la ayuda del Fondo. A continuación, un repaso de la situación que enfrentaba la economía argentina antes y después de la ayuda de Washington:

El dólar pasó de $22 a $39,43: el día del primer anuncio del Presidente el tipo de cambio cerró en $22,9. Ya había subido respecto a los $18 que valía en abril cuando arrancó la corrida sobre el peso. Aumentó $16 en estos casi cinco meses.

El riesgo país subió de 489 a 612 puntos básicos: el riesgo país es el rendimiento extra que ofrece una canasta de bonos argentinos por encima de uno del Tesoro de Estados Unidos a 10 años. En mayo ese diferencial era 489 y ahora 612. Eso quiere decir el costo extra que Dujovne debe pagar para salir a pedir prestado.

La inflación esperada era 27%, ahora 40,3%: según Elypsis la inflación de septiembre estaría en torno al 7%. Eso quiere decir que la inflación acumulada entre mayor y este momento del anuncio del acuerdo 2.0 con el FMI llega a 21%. La inflación anualizada en mayo era 26% y ahora 36%, diez puntos porcentuales por encima. Las perspectivas de inflación para este año saltaron de 27% a 40% en ese término. Hay consultoras como Ecolatina que esperan 45%.

Del crecimiento a la recesión: las perspectivas de crecimiento de la economía para este año pasaron de 1,3% al momento de anunciarse que Argentina iba al FMI (en mayo) a 2% de caída según el último relevamiento de expectativas del mercado. En marzo de este año los pronósticos de los economistas hablaban de una expansión de 3% del PBI. En segundo lugar, la velocidad a la que la actividad caía en mayo era superior a la actual: pasó de una contracción del 5% anual a una de 2,5%.

Del gradualismo fiscal al déficit cero: el fin de semana anterior a que Macri anunciara el regreso al FMI (en mayo), Nicolás Dujovne anunció un recorte de la meta fiscal de 3,2% del PBI a 2,7% del producto. Cuatro meses después, y tras acordar un primer programa con el organismo, el ministro se comprometió a ir al déficit cero en 2019 como parte del nuevo stand by.

Fuente: Clarín