Bueno: FMI confirma giro de u$s3.500 millones (se usarán para pagar deuda)

El dinero llegaría entre abril y mayo. Corresponde a una línea de crédito a cuenta destinada a socorrer crisis financieras complejas como la del covid.

05-03-2021 – Este último sería el mejor escenario para el país, ya que le permitiría al gobierno ganar tiempo en las discusiones con el FMI, dejar que un eventual acuerdo pueda traspasarse a después de las elecciones (con lo que habría necesidad de molestos ajustes que compliquen las chances electorales del oficialismo) y evitar el default con el organismo que maneja Kristalina Georgieva. Pero, para que esto sea posible, Alberto Fernández y Martín Guzmán tendrán que cumplir con una misión: convencer a los líderes del Club de París de postergar también los vencimientos del pago final del acuerdo hasta fin de año o el 2022; para no caer tampoco en default con este organismo. Una tercera alternativa sería utilizar el dinero del DEG para pagarle al Club de París antes del vencimiento final del próximo 30 de julio; y usar los u$s1.000 millones restantes como parte del pago comprometido al FMI. Este año el país debería pagarle, como primeras liquidaciones importantes dentro del acuerdo Stand By, unos 1.900 millones en septiembre y otro tanto hacia Navidad; con lo que Guzmán necesitaría utilizar de la caja de las reservas del Banco Central unos u$s2.800 millones extras. Esto sería en el caso que no quisiera ingresar en default ni con el Club de París ni con el FMI.

Los DEG representan una línea de créditos a cuenta de los que dispone el FMI, destinados para momentos de grave crisis financiera o catástrofes humanitarias. Obviamente la Pandemia califica para instrumentar estas vías; y así lo hizo saber la propia Georgieva durante la asamblea anual del organismo de primavera de abril del año pasado; cuando el covid ya azotaba al planeta. Sin embargo, y como para su ejecución se necesita una mayoría de 85% de los votos del board, se requiere obligatoriamente el voto de los Estados Unidos que detenta el 16% del total de las “acciones” del directorio. Pese a que Georgieva lo reclamó públicamente, Donald Trump se negó durante todo el 2020 a aprobar la línea, con lo que las DEG quedaron congeladas, hasta comienzos de este año.

Hubo que esperar al recambio presidencial en los Estados Unidos para que la economista búlgara fuera escuchada. Biden se había comprometido ante la líder del FMI durante la campaña electoral que las habilitaría, promesa que fue cumplida la semana pasada luego de un diálogo directo entre el jefe de Estado y la directora gerenta del Fondo. Ahora solo resta que se concrete la sesión del “board” programada para la segunda quincena de este mes, y preparatoria para la asamblea de primavera de este año. Será en este evento de abril, que nuevamente se organizará de manera virtual, donde Georgieva hará los anuncios de rigor. Cumpliendo este cronograma, Argentina recibirá el dinero entre fines de abril y mayo; con tiempo suficiente como para mejorar las reservas del BCRA y para decidir la mejor manera de utilizar esos dólares.

Cuando llegue el dinero, habrá que mencionar que la estrategia de Guzmán de mantener los pagos con el FMI al día tuvo buenos resultados. El ministro peleó por sostener las cuotas de permanencia del país sin retrasos, pese a las críticas de ciertos sectores políticos.

Fuente: Carlos Burgueño – Ambito Financiero