Artana: «Si el año que viene en vez de 1,3 de déficit fiscal tenemos 2,5 estamos en el horno»

29-07-2018 – El economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana, llamó a estar atentos al nivel del déficit fiscal en relación con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y advirtió que «si el año que viene en vez de 1,3 tenemos 2,5 estamos en el horno».

El entendimiento con el FMI prevé nuevas metas de resultado fiscal primario: 2018 tiene que cerrar con un déficit equivalente a 2,7% del PBI, en 2019 tendrá que ser de 1,3%, alcanzar equilibrio primario en 2020 y lograr superávit de 0,5% en 2021. Artana insistió en que «nos debemos un debate profundo del gasto público», mientras aseguró que puede peligrar el acuerdo con el FMI de no alcanzarse los objetivos pautados.

En su opinión, tales metas pueden concretarse en base a diálogos y negociaciones «con los gobernadores y la oposición». El economista dijo que si no se alcanzan será difícil que el organismo realice los desembolsos esperados. «Si el año que viene en vez de 1,3 de déficit tenemos 2,5 estamos en el horno», graficó.

En cuanto a la actualidad, sostuvo en diálogo con radio Mitre que «los datos del semestre son malos y no hay buenas noticias», aunque aclaró que «las últimas semanas, la cosa se empezó a calmar y hubo tranquilidad. Se vio que el Banco Central pudo controlar la depreciación de la moneda, pero nadie sabe si estas turbulencias pasaron pese al blindaje financiero».

Destacó como uno de los datos más importantes que «bajó el riesgo país», porque «habilita al Gobierno a seguir colocando la deuda que necesita colocar».

En su opinión, «la historia juzgará si el Gobierno pagó un costo alto yendo al Fondo, pero hoy por hoy sin el Fondo sería peor». Artana estimó que la Argentina necesitará «entre 70 y 80 mil millones de dólares para los próximos tres años».

Sobre el dólar, analizó que «a 28 pesos está mucho más razonable, aunque a 30 o 32 pesos el Central tendría más margen para bajar la tasa de interés». «Pero entiendo que es difícil, porque la gente se pone nerviosa», agregó.

Si bien consideró que «en julio, la inflación está cediendo un poco», adelantó que «a nivel nacional terminará el año muy alta, alrededor de los 30 puntos».

«Las paritarias se irán ajustando naturalmente. Van a ir a un nivel de 25 por ciento. El Gobierno movió el número de 15 a 25 y si la inflación termina arriba de 30, se va a ir compensando», dijo.

Al ser consultado por el motivo de los elevados precios en el país, analizó que hay «varias cuestiones» y argumentó que «los impuestos que hay en la Argentina son mucho más altos que en otros países».

«La Argentina tiene impuestos muy altos sobre el sector formal de la economía. La parte tributaria explica una gran parte. También hay problemas de infraestructura», resaltó.

El economista evaluó que «el Gobierno tiene un programa de infraestructura que hoy está golpeado por la baja del gasto».

Además, estimó que «vamos a tener un mercado laboral más duro. No va a haber tantas oportunidades de empleo».

Fuente: Ambito Financiero