Argentina no debe re-estructurar su deuda, debe elaborar un plan económico creíble de largo plazo

Por el Cr. Gustavo Peretti

18-11-2019 – En estos días varios economistas hablan de la necesidad de refinanciar la deuda pública estatal, como única forma de encontrar una salida a los problemas financieros de nuestro país, porque no hay forma de pagar su pasivo.

Pero en realidad, no hay país del mundo que pueda pagar su deuda al vencimiento, sino que la va renovando, operación que en el mundo económico se conoce como rollover.

Entonces no se entiende por qué los economistas del país se concentran más en encontrar la forma para que los acreedores acepten reperfilar vencimientos y montos de capitales de la deuda que en elaborar un plan económico creíble de corto, mediano y largo plazo para renovar la credibilidad en la Argentina.

Si nuestro país mostrara que cambia su modo de actuar en lo económico, si muestra seriedad en el gasto, si baja impuestos, si se muestra competitivo, los tenedores de bonos no los venderían a una tasa de riesgo país altísima, ni esperarían su vencimiento rezando para cobrar el valor nominal de los mismos anhelando que no sean defaulteados antes, sino que los renovarían a su vencimiento.

Evolución deuda pública y relación con PBI – Secretaría de Hacienda de la Nación

Si se analiza el perfil de la deuda argentina respecto de su PBI, actualmente en un porcentaje cercano al 80%, vemos en el gráfico, que dicho ratio aumenta porque al devaluar la moneda el PBI en dólares cae, y su moneda debe ser devaluada porque no somos creíbles, porque gastamos más de lo que nuestros ingresos nos permiten, porque tenemos impuestos altísimos y no pensamos bajarlos, sino aumentarlos más.

Todo eso ve el mundo, por eso nadie quiere renovar sus tenencias de bonos de deuda argentina, no porque el porcentaje de deuda respecto del PBI sea extremadamente alto, ya que hay países con ratios de deuda mucho más altos, sino porque la Argentina no envía señales de seriedad en sus políticas económicas.

Argentina no debe pensar en reestructurar su deuda, debe ponerse a pensar un plan económico integral, serio, responsable, para re-encausar su economía.  Mostrarle al mundo que es creíble, que sus habitantes y todo aquel que quiera invertir en el país tiene seguridad jurídica y va a obtener ganancias a largo plazo; entonces nadie va a venir a cobrar sus bonos, sino que los va a renovar e incrementar su presencia en el país no solo en lo financiero, sino también en la economía real.