Analistas calificaron de positivo el anuncio, pero alertan por condicionamientos del FMI

08-05-2018 – El presidente Mauricio Macri anunció el inicio de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el objetivo de solicitar una «línea de apoyo financiero para la Argentina». El mandatario justificó la decisión ante las condiciones «más complejas» que existen a nivel internacional y con el objetivo de actuar «de manera preventiva» y evitar una «gran crisis económica».

Ante este panorama, ámbito.com dialogó con economistas y analistas del mercado sobre la reacción del mercado al anuncio. Los especialistas evaluaron como positiva la medida ya que llevó algo de calma al mercado local, pero anticiparon que habrá que seguir de cerca cuáles serán los condicionamientos que impondrá el FMI.

Por lo pronto, el economista Gustavo Ber afirmó que «definitivamente la repercusión en los mercados es muy positiva, con una fuerte caída del dólar respecto a los máximos intradiarios y buena respuesta de bonos y acciones».

«Es una noticia con repercusiones desde el punto de vista financiero, que ayudará a estabilizar las turbulencias que provenían desde el frente externo, combinadas con temas internos», detalló. En su opinión, «resta todavía conocer los detalles y la letra chica. Por ejemplo, el monto, que se estima estará entre los 20.000 y los 30.000 millones de dólares y también las condicionalidades que tendrá: se sabe que el FMI pone condiciones duras».

«La medida es oportuna porque calma los mercados y llega en buen momento por el fuerte vencimiento de la semana próxima de más de 650.000 millones de pesos en Lebacs, donde la tasa no estaba actuando como atractivo para reactivar carry trades, seguía fuerte la demanda de dólares y podía convertirse en algo peligroso. El contexto internacional es desafiante: no solo por las tasas sino también por la apreciación del dólar, que está generado depresiones generalizadas en todos los países, entre ellos los emergentes», concluyó el economista de la consultora que lleva su nombre.

Para Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones, «es un anuncio con pocos detalles pero que sirve para calmar. Una herramienta adicional, que debe ser acompañada sí o sí por un fuerte ajuste fiscal».

«El tiempo se agota», señaló el economista. «El ajuste debe ser creíble y cumplible, no tirar cifras por tirar. Y en la medida que puedan, también se debe fijar una meta de mayor agresividad de ajuste fiscal para 2019, que tiene que estar complementada para que no se descarrile mucho», concluyó.

Por su parte, Amilcar Collante consideró que para el mercado el anuncio del Gobierno «va a ser una buena señal en el corto plazo» pero anticipó que «va a estar sujeto a los condicionamientos que a tener que ver con cuestiones de política económica sobre todo en lo fiscal». En ese contexto, el economista sostuvo que «habrá que ver cuáles serán los condicionantes que impone el FMI porque es lo más importante cuando se toma este tipo de préstamos».

Por lo pronto, el miembro de CESUR (Centro de Estudios Económicos del Sur) sostuvo que «no hay países en el mundo que tengan el crédito como el que se está tomando Argentina». Collante señaló que más allá del acuerdo con el FMI, el Gobierno tiene que cerrar un acuerdo político: «Esto ocurre un día antes del proyecto de la oposición de retrotraer las tarifas».

El director del Área de Economía del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo L. Fracchia, consideró que el retorno al FMI es «una oportunidad para aprovechar y bajar el riesgo país», pero efectuó una serie de consideraciones, ya que si bien la «la relación con el organismo lleva más de 60 años, en general, no hemos cumplido los compromisos asumidos en las cartas de intención».

«La idea de recurrir al Fondo parece razonable dado que las condiciones de financiamiento son mejores que las condiciones del mercado. Esto es un tema muy sensible a partir de la minicorrida de la última semana relacionada, en parte, con nuestra alta posición de endeudamiento en un contexto de suba de tasas americanas», expresó.

«El FMI ve que hay esfuerzos argentinos y su directora Christine Lagarde, en particular, ha sido muy entusiasta con las reformas que está encarando nuestro país luego del aislamiento kirchnerista», expresó Fracchia.

«Esperemos que traiga tranquilidad a la plaza y respaldo para las medidas de fondo que el gradualismo precisa con la finalidad de seguir cumpliendo el objetivo de bajar inflación y pobreza hacia 2020», concluyó.

Fuente: Ambito Financiero