Advierten que incentivar el crédito sin fomentar el ahorro puede tener efectos en el corto plazo, pero es “insostenible en el tiempo”

Con tasas de interés negativas para los ahorristas y “señales menos claras” sobre la negociación de la deuda, es difícil que se recupere la oferta de préstamos, destacaron desde la consultora Invecq

14-01-2020 – El propósito del Gobierno de impulsar el crédito a las pequeñas y medianas empresas pero a su vez bajar las tasas de interés para los ahorristas podría tener “efectos rápidos” en el corto plazo pero es “insostenible en el tiempo”, debido a que “es la oferta de ahorro la que determina la oferta de crédito y sólo así podrá haber crédito barato de forma sostenible”, aseguró la consultora Invecq.

El informe se conoció luego de que el Banco Central publicara la Comunicación 6858, mediante la que se dispuso flexibilizar las exigencias de encaje para las entidades financieras que otorguen financiaciones a las Pymes, a una tasa del 40% anual, inferior al promedio de las tasas del mercado y en terreno negativo si se la compara con las expectativas de inflación para los próximos doce meses.

La medida, en consonancia con la política de asistencia financiera a las pymes impulsada desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, coincide también con la de las reducciones de la tasa de Política Monetaria que el propio BCRA tomó en las últimas semanas y que en la gestión de Miguel Pesce ya acumula un descenso de 11 puntos porcentuales.

“Es la oferta de ahorro la que determina la oferta de crédito y solo así podrá haber crédito barato de forma sostenible”, sostuvo Invecq.

Esa baja de la tasa de Política Monetaria -hoy en el 52% anual- se trasladó a la de los plazos fijos de las entidades del sistema financiero, que en los últimos tres meses mostraron una reducción promedio de veinte puntos porcentuales.

Esa baja de la tasa se promovió “sin ningún indicio de desaceleración de la inflación”, lo que deriva en que “un depositante de pesos en el sistema bancario ya no logra proteger de la inflación sus ahorros”, en un desincentivo que a la vez afecta “la base del crédito”, puntualizó Invecq.

La consultora cita en su informe los objetivos del Banco Central para el presente año, entre los que se destaca el estímulo de «la oferta de crédito al sector privado, atendiendo las necesidades de capital de trabajo derivadas del estado de situación de emergencia en el que se encuentra el país, y propendiendo a la participación del financiamiento productivo a largo plazo, particularmente el destinado a las micro, pequeñas y medianas empresas”.

El contexto de fuerte contracción crediticia queda en evidencia con el repaso de la evolución que tuvo en 2019, en el que “el stock real de crédito otorgado en pesos cayó 25,2% en relación a los volúmenes de 2018”, en tanto en diciembre la merma fue del 2,1% en relación con noviembre y el financiamiento en dólares cayó 6,7% mensual y más del 20% interanual.

Factores

Para la consultora, “uno de los posibles factores de explicación de este fenómeno es el reducido tamaño del sistema financiero”, ya que “es difícil que un sistema que representa entre un 10% y un 15% de la producción agregada del año pueda impulsar a la economía”.

Al respecto, Invecq sostuvo que “forzar la oferta de crédito mediante el diseño de programas especiales de dirigismo financiero-monetario y represión de tasas suele tener efectos rápidos pero insostenibles en el tiempo”.

“Al fin de cuentas, para que la oferta de crédito se expanda tiene que crecer el ahorro en general y el ahorro intermediado por el sistema financiero en particular. Es decir, en el largo plazo es la oferta de ahorro la que determina la oferta de crédito y solo así podrá haber crédito barato de forma sostenible”, completó.

La consultora recurrió a un ejemplo reciente, como la reacción de “pánico generalizado” luego de conocerse el resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, que de inmediato “provocó un retiro masivo de los depósitos en dólares de los bancos, que cayeron más del 40% en pocas semanas”

“Para mantener las condiciones de liquidez, las entidades financieras debieron cancelar los préstamos que habían otorgado a exportadores o proveedores de ellos. Es decir, quedó expuesto que lo que sustentaba los créditos otorgados era el stock de dólares depositados en el sistema”, explicó.

Con el “pánico generalizado” después de las PASO “quedó expuesto que lo que sustentaba los créditos otorgados era el stock de dólares depositados en el sistema”.

Por otra parte, en su análisis Invecq considera “imprescindible resolver el tema de la deuda” para darle certidumbre al sistema financiero, pero admite que “no es muy alentador” que recién la semana pasada “se haya conocido que el Ministerio de Hacienda ha iniciado el proceso de búsqueda de informantes para estudiar la estructura y el paradero de los tenedores de los bonos argentinos”, por lo que es “prácticamente imposible” que la renegociación esté terminada en marzo».

Con una fuerte reducción de las tasas de interés pagadas a los ahorristas en pesos y con señales menos claras sobre la negociación de la deuda de lo que se esperaba para esta época del año es difícil proyectar una recuperación fuerte del ahorro y la oferta de crédito tanto en pesos como en dólares”, concluyó Invecq, que señaló al “cepo cambiario” como único elemento a favor, ya que “al limitar el acceso a la divisa, muchos ahorristas no encontrarán más opción que depositar sus pesos a tasas reales negativas”.

Fuente: Infobae