Abram advirtió que debería «profundizarse» la reforma laboral

El economista consideró que "estamos lejos de lo que necesitamos para generar empleo e inversión". En ese contexto, sostuvo que "tenemos una ley sindical feudal".

El economista Aldo Abram consideró que el proyecto de reforma laboral en la Argentina debería «profundizarse» para lograr generación de empleo e inversiones, mientras advirtió que se debe recortar el gasto público.

El director ejecutivo de la Fundación Libertad y Progreso sostuvo, en diálogo con la agencia NA que «si bien el proyecto de reforma laboral consigue algunos cambios positivos, debería profundizarse». En ese sentido, el especialista señaló que «estamos lejos de lo que necesitamos para generar empleo e inversión».

Estimó que para lograr inversiones, «se debería haber profundizado la legislación laboral porque así no se va a crear trabajo ni van a venir inversiones». «En pleno siglo veintiuno, tenemos una ley sindical feudal y todo eso desincentiva el empleo en blanco por los costos extra salariales tan altos, que generan más desempleo e informalidad».

Por otro lado, analizó: «Los gobernadores e intendentes no han entendido el problema de hoy en la Argentina porque cuando bajaron las retenciones, ellos aumentaron la carga tributaria».

«Me parece una buena señal que se haya bajado la presión tributaria a las provincias», analizó Abram, quien consideró que la ley de responsabilidad fiscal «no es ambiciosa y sí amarreta». Según su consideración, «se debe obligar a provincias y municipios y también al Gobierno nacional a realizar una reforma del Estado más profunda».

El especialista recordó: «En el último Gobierno kirchnerista, el empleo público casi se duplicó y lo acordado es congelar el actual nivel de empleo, con lo cual vamos a seguir teniendo el doble del empleo público que necesitamos con un gasto enorme y eso es un absurdo».

Aseguró que el Gobierno «tiene que hacer una reforma en los tres niveles para bajar el gasto y achicar la presión tributaria mucho más». Advirtió que el gasto en las provincias y los municipios «sigue siendo un disparate y no puede seguir así porque, por ejemplo, la cantidad de empleados sigue originando gastos inútiles y monstruosos».

Fuente: Ambito Fianciero