Aborto: el asesinato a los que tienen un “grito silencioso”.

Por Silvina Tissera: Comunicadora Social-Periodista

Este sábado tiene lugar una nueva manifestación de Mujeres Autoconvocadas para pedir nuevamente por NI UNA MENOS, en nuestra ciudad además se presenta un protocolo de acción en casos de violencia de género que será expuesto de matera interdisciplinaria por un abogado, una psicóloga y una trabajadora social, un trabajo que consideramos sumamente importante porque nadie está de acuerdo con la violencia hacia nadie y en este caso en concreto hacia nosotras las mujeres.

Ahora bien, en estos días donde han estado realizando la convocatoria para concentrarse en los diferentes puntos de la argentina donde se estarán expresando también por el aborto , de esta manera hemos escuchado y visto que dependiendo del lugar el mismo aparece como el gran tema del derecho y en otros como si fuera la letra chica de un contrato.

En lo que respecta a mi opinión, remarcando nuevamente en que apoyamos el NI UNA MENOS, no coincido en que junto con esta convocatoria contra la violencia de género se incluya el aborto más allá de que sea uno de sus puntos de interés, porque honestamente me parece algo paradójico al tratarse de un grupo de personas que defienden la vida de las mujeres pero aceptan matar la vida que está en el vientre de una madre considerando que se debe legalizar para que tantos ricos como pobres puedan abortar sin pena ni culpa y con los mismos derechos, con lo cual me parece muy pobre la fundamentación porque así como está mal matar a una mujer en la circunstancia que sea, no creo que abortar sea una cuestión de clase porque lo haga quien lo haga, no deja de ser palabras más, palabras menos matar a un bebé.

Pienso que estos mensajes le hacen mucho daño a nuestra sociedad porque yo también en mi adolescencia escuché y leí en un montón de lados que hasta los tres meses no pasa nada, que si una mujer quiere abortar no debe dejar pasar los tres meses, y a modo de autocrítica debo decir nunca me pregunté por qué la vida del bebe comenzaba a tener vigencia a partir de los cuatro meses de acuerdo a estas concepciones, hasta que luego de la planificación familiar tuve mi primer embarazo y vi una ecografía con mi bebé todo formado, su cuerpito se veía claramente, se vislumbraba la forma de su cabecita y la ligereza de sus brazos y sus piernas, lamentablemente esa primera vez, mi bebé no llego a nacer pero en la pantalla del ecógrafo yo vi un niño, gracias a Dios y a la vida me bendijeron con dos hijos más que están aquí conmigo, pero esto me lleva a preguntarme y a preguntar si uno NO CREE EN LO QUE NO VE, NO ES LA IMAGEN QUE DEVUELVE UN ECÓGRAFO LA DEMOSTRACIÓN PERFECTA DE QUE LA VIDA EXISTE y que si por lo tanto, como nos quieren hacer creer “que somos dueñas de nuestro cuerpo podemos decidir si lo vamos a dejar nacer o no” por lo tanto si es nuestra decisión que no nazca lo matemos, QUIERO DECIR QUE YO NO ESTOY DE ACUERDO.

Quizás vivamos en un momento de la sociedad donde ya no nos importa más nada lo que dice la iglesia, entonces pasamos a ver lo que dice la biología que reconoce que la vida comienza desde el momento de la concepción, y no es que me quedo con dos puntitos pero no puedo dejar de decir que creo totalmente erróneo pasar a la ley para despenalizar el aborto para matar a gusto y ganas al más indefenso.

Cuando aún estaba cursando mi carrera profesional preparé un trabajo analizando las diferentes aristas del aborto, y me cruce con la historia del REY DEL ABORTO Bernard Nathanson del cual hay una película muy conocida que se llama EL GRITO SILENCIOSO y que de muchas maneras viene a evidenciar que el no nato, el feto, o el bebé –o como más les guste llamarlo- es un ser vivo en el vientre de la madre que sufre ante el aborto.

Por otra parte, me pongo en el lugar de la mujer que planifica su familia y espera ese embarazo que nunca llega, de aquella mujer que ha sufrido la pérdida de tantos embarazos, la mujer que está en lista de espera para adoptar y la burocracia no la deja, las familias que no llegan a ser por el dolor de los hijos que no pueden tener y es en esa línea por la que opino que pedir a gritos por el aborto se convierte en un despropósito que no tiene nombre, de un egoísmo que no se dimensiona y de una falta de sentido común absoluta.

Creo que debemos promover la educación sexual y la planificación familiar. El derecho de nacer de un ser humano no es una cuestión de clases, lo dice la iglesia, la ciencia y la ley, y ojalá nunca se despenalice el aborto, porque para casos concretos donde hay riesgos para las partes la ley y la ciencia desde la medicina ya lo contempla.
Por último, me parece totalmente necesario que cada persona construya su propia opinión sobre los temas, porque vivimos en una sociedad donde nos están convenciendo de que la verdad es la que expresa la mayoría y si vemos un grupo tumultuoso de gente pidiendo o diciendo algo ya creemos que si tiene muchos adherentes es porque es verdad, a mi me gusta pensar como dice Ghandi, aunque la verdad sea de una minoría de uno solo sigue siendo la verdad, por eso es importante no repetir de memoria ideologías, sino razonar cada tema para no dejarnos convencer con discursos elaborados por intereses de algunos sectores.

A CONTINUACION LES DEJO UNA RESEÑA DE LA PELICULA EL GRITO SILENCIOSO, QUE NARRA LA HISTORIA DEL REY DEL ABORTO DR. BERNARD NATHANSON QUE A PARTIR DE LA LLEGADA DEL ECOGRAFO SE CONVIERTE EN EL PRINCIPAL DEFENSOR DE LA VIDA DEL NONATO

El grito silencioso es un video que muestra la realización de un aborto a través de una ecografía, filmado y dirigido por el Dr. Bernard Nathanson. En la descripción del video se asevera que el feto parece moverse con gestos de dolor e incomodidad durante el proceso. El nombre de la película surge de una de las escenas en que el feto aparentemente abre la boca, dando la apariencia de dar un grito, pero sin hacer ruido.

El Dr. Bernard Nathanson fue considerado como «el rey del aborto» y fundó en 1969 la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes contra el Aborto (más tarde llamada Liga Nacional para la Acción por el Derecho al Aborto).
Pero a finales de los años 1970 (gracias al desarrollo de la ecografía) reconsideró su punto de vista, y se convirtió en uno de los principales defensores del derecho a la vida de los no natos.

El video ha sido una popular herramienta utilizada en las campañas en contra de la despenalización del aborto por el movimiento Pro-vida, 2 siendo reproducida incluso en la Casa Blanca por el presidente Ronald Reagan.

Y LA HISTORIA DEL REY DEL ABORTO HASTA QUE LLEGA EL ECOGRAFO

EL DOCTOR BERNARD NATHANSON (Nueva York, 31 de julio de 1926 – 21 de febrero de 2011) fue un médico estadounidense que ayudó a fundar la Asociación Nacional para la Derogación de las Leyes de Aborto (NARAL Pro-Choice America), pero que más tarde se convirtió en activista provida.

Con el desarrollo de la ecografía en la década de 1970, tuvo la oportunidad de observar un aborto en tiempo real. Esto lo llevó a reconsiderar sus puntos de vista sobre el aborto. Es a menudo citado diciendo que el aborto es «el holocausto más atroz en la historia de Estados Unidos».

En referencia a su anterior trabajo como proveedor de aborto y activista de los derechos de aborto, escribió en su autobiografía de 1996, La Mano de Dios (Hand of God): «Yo soy uno de los que ayudaron a marcar el comienzo de esta era de barbarie». Nathanson desarrolló lo que él llama la «teoría del vector de la vida», que establece que a partir del momento de la concepción, existe «una fuerza auto-dirigida de vida que, si no se interrumpe, dará lugar al nacimiento de un bebé humano».