9º Charla del CINED: «Sordera e hipoacusia» a cargo de la fonoaudióloga Paredes.

05-10-2017 – En la noche de este martes en la Casa del Deportista, el CINED brindó una nueva charla sobre “Sordera e Hipoacusia” a cargo de la fonoaudióloga Ana Paredes quien estuvo acompañada de Agustina Macagno, una de sus pacientes que dio su testimonio sobre “cómo es vivir con hipoacusia”, los trastornos que genera a nivel personal, familiar y social, por lo que podemos decir que se abordó aparte de la estructura y funcionamiento del oído, de la experiencia en sociedad. Desde el año 2011 es obligatorio el cribadoneonatal en los niños recién nacidos para poder detectar algún tipo de problema con la audición ya que como en cualquier enfermedad la detección temprana permite mejor calidad de vida.  Antes de esto, el diagnóstico se lograba luego de que algún familiar o docente se percatara de la falta de respuesta del niño ante los estímulos auditivos. En cuanto al tema del equipamiento auditivo, lo más común es el audífono aunque en algunas oportunidades se sugiere un implante coclear solo y exclusivamente cuando las condiciones anatómicas son las apropiadas.

En la primera parte se reprodujo un video en el que se explicó que el oído está compuesto por tres partes que funcionan de manera solidaria para que se produzca la audición y que ante una lesión en una o más partes de los órganos ya estamos en presencia de una discapacidad auditiva.

Luego se diferenció a la sordera de la hipoacusia, manifestando que la primera es la ausiencia total del sonido mientras que en la segunda  hay restos auditivos aunque algunas partes no funcionen. Entre otros temas se habló de las diferencias que se generan en función de la edad en la que se produzca: pre locutivas de 0 a 2 años, perilocutivas de 2 a 5 años y post locutiva después de los 5 años, lo que le dio lugar a explicar que esto será determinante en el desarrollo del lenguaje, porque esto afecta en la percepción de los fonemas.

En cuanto al tema del equipamiento auditivo, lo más común es el audífono aunque en algunas oportunidades se sugiere un implante coclear solo y exclusivamente cuando las condiciones anatómicas son las apropiadas, ya que no todos son aptos a esta intervención, por la forma de la cóclea. La profesional detalló que una vez que se hace la operación ya no se puede volver al audífono. Mientras que luego de la operación hay que hacer una rehabilitación auditiva – verbal – lingüística.