Más cuestionamientos a tarifas de gas y electricidad

Ocurre mientras el Gobierno se mantiene en una posición irreductible, al punto que todavía no instrumentó los cambios pactados con los aliados de Cambiemos.

22-05-2018 – «Las tarifas tienen que cubrir los costos, pero ¿qué costos? Y ahí es dónde me parece que hay cosas que se han hecho bien y otras que no se han hecho bien», dijo ayer Daniel Artana, titular de FIEL, en medio de un debate creciente sobre el tema tarifario que incluye la discusión en el Senado sobre el proyecto de la oposición con media sanción en Diputados y medidas judiciales adversas a los aumentos.

En declaraciones radiales, Artana también dijo que «no se puso un peso en generar las reglas de competencia del funcionamiento de mercado que aseguren que los costos van a ser los más bajos posibles». El economista cuestionó las licitaciones de energías renovables porque aseguran precios a las empresas por 20 años en dólares, y la fijación de nuevos márgenes de transporte eléctrico sin un verdadero debate, y también planteó la falta de reglas para el funcionamiento del mercado mayorista de la energía.

Por su parte, Jorge Lapeña, titular del Instituto Argentino de la Energía, escribió en Twitter que se debe «revisar meticulosamente cómo está calculado el precio del gas que es el verdadero motor del gran incremento en las facturas de gas y electricidad». También sostuvo que es prioritario «el trasparentamiento del costo de producción argentino de todas las cuencas productoras de gas y de petróleo».

Estos cuestionamientos se dirigen a los precios del gas y la electricidad que están fijados

por el Estado a través del Ministerio de Energía, y no a los ingresos que perciben las transportistas y distribuidoras y que fueron fijados para el quinquenio 2017-2021 a cambio de un plan de inversiones. Sin embargo, este aspecto también fue muy criticado en la Cámara de Diputados por las ganancias que esas empresas declararon en los balances de 2017.

Las objeciones a los mecanismos utilizados por el ministro Juan José Aranguren para fijar los precios del gas y la energía se refieren a que no están basados en los costos de producción en el mercado local, sino en los precios de importación y por ese motivo dolarizados.

Ganancias

Esa forma de cálculo estaría asegurando grandes ganancias a las petroleras que producen gas y a las generadoras eléctricas, por lo cual no se trata solo de una reducción de subsidios a cargo del Estado. En tanto, la importación de gas, contando el que proviene de Bolivia y el GNL que ingresa en barcos, representa menos del 30% de la demanda interna. Y en electricidad solo hay que considerar las compras al exterior del fuel y el gasoil que se utilizan en invierno para las centrales térmicas cuando hay que redireccionar gas para la demanda residencial.

El tema tiene también aspectos judicializables. El titular de la Asociación de Consumidores Argentinos, Sergio Prosell, dijo que el Poder Ejecutivo calculó los valores del gas en dólares

hasta 2019, y para el último aumento no hizo audiencia públi-ca porque argumentó que los precios habían sido pactados entre las petroleras y las distri-buidoras. Pero «esos acuerdos están hechos a instancia de los precios que marcó el gobierno nacional», dijo Prosell, luego de que la entidad que preside ob-tuvo ayer un fallo favorable de la Justicia Federal de Dolores.

Fuente: Ambito Financiero